La baja de un edil de Cs allana el camino al PSOE para aprobar los presupuestos en Torremolinos

El PSOE negociará las cuentas municipales con los cuatro grupos de la oposición y los no adscritos. /SUR
El PSOE negociará las cuentas municipales con los cuatro grupos de la oposición y los no adscritos. / SUR

Los socialistas retoman las negociaciones para tratar de aprovechar que la formación naranja y el PP han dejado de sumar mayoría plenaria

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Ciudadanos está a punto de perder un concejal en Torremolinos. La decisión de Benjamín Montero de pasarse al grupo no adscrito después de que la formación naranja rechazase su exigencia de ir como número cuatro en mayo dibuja un escenario inédito en el Ayuntamiento. La formación naranja y el PP, en la oposición, pierden la mayoría plenaria que mantenían desde el inicio de la legislatura, una situación que despeja el camino al PSOE, que gobierna en minoría. A falta de escasos cinco meses para los comicios locales, los presupuestos constituyen el asunto de mayor calado para el que los socialistas deben sumar apoyos.

El equipo que preside el alcalde José Ortiz pretende sacar adelante las cuentas municipales para maquillar su gestión económica, que ha permitido reducir la deuda que había dejado el PP tras veinte años de mandato, con casi 200 millones de euros en números rojos que ya han descendido hasta los 170 millones, pero que arrastra la incapacidad de haber reunido el consenso suficiente para aprobar los presupuestos anuales, con la excepción de 2017.

Las cuentas permanecen prorrogadas desde hace dos años. Entre los planes del PSOE, de cuya política económica se ocupa la primera teniente de alcalde y concejala del Área, Maribel Tocón, figura la negociación con todos los grupos de la oposición, aunque ya cuentan con el previsible voto en contra del PP, con diez concejales, una posición que fuerza a los socialistas a arrancar el respaldo de al menos otros tres ediles, siempre que el resto del pleno se abstuviera. La cercanía de la campaña electoral dificulta el voto a favor de Ciudadanos y Costa del Sol Sí Puede, que tratarán de marcar distancias con el PSOE en los próximos meses, pero un acuerdo para incorporar algunas de sus peticiones en los presupuestos podría arrancar la abstención de ambos grupos.

En ese hipotético escenario, los socialistas deberían ganarse el apoyo del concejal de Izquierda Unida, David Tejeiro, sin presiones electorales, y de los no adscritos Juan Machío y el propio Montero. Tejeiro ha funcionado como un verso libre durante todo el mandato, impidiendo la unanimidad en torno al Plan General de Ordenación Urbana, que considera un arma de destrucción medioambiental, pero sirviendo de respaldo a Tocón en otras ocasiones.

También la postura de Machío y Montero resulta una incógnita. Machío, que desde hace meses coquetea con Vox, mantiene buena relación con Ortiz pero a la vez es el único apoyo que el exalcalde Pedro Fernández Montes tiene en la corporación. Montero, con quien comparte condición de exafiliado de Ciudadanos, irá previsiblemente de su mano en lo que resta de legislatura. El PSOE ya prepara el encaje de bolillos que requerirá la aprobación de las cuentas.

 

Fotos

Vídeos