Las AMPA de Torremolinos se unen para reclamar mayor seguridad y mantenimiento

Imagen del colegio público San Miguel, en Torremolinos. /SUR
Imagen del colegio público San Miguel, en Torremolinos. / SUR

La plataforma EduQa exige una intervención plenaria y la creación de una comisión donde abordar las necesidades de colegios e institutos

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Comienza el curso y las asociaciones de madres y padres de Torremolinos reclaman una comisión donde plantear las necesidades de cada centro escolar. Agrupadas bajo la plataforma EduQa, estas asociaciones, que representan a una docena de colegios e institutos del municipio, han registrado una solicitud para intervenir en el pleno que se celebrará este jueves. Exigen, entre otras cuestiones generales, mayor dotación de personal y aulas para alumnos con necesidades específicas, revisiones sanitarias en los comedores y refuerzos en materia de seguridad durante recreos, entradas y salidas. La comisión canalizaría estas peticiones, dirigidas al Ayuntamiento y la Junta de Andalucía, y recogería las solicitudes particulares de los diferentes centros para evaluarlas y establecer prioridades.

El alcalde, José Ortiz (PSOE), se reunió en julio con representantes de EduQa, encuentro al que también asistieron la concejala de Participación, Josefina Serdio, y la titular de Administración Pública, Carmen García. El Gobierno local, formado por una coalición entre el PSOE y Adelante Torremolinos, propondrá al pleno la creación de un consejo escolar municipal, pero desde la plataforma educativa sostienen que en este órgano la participación de las asociaciones de madres y padres quedaría reducida a tres miembros elegidos por consenso o por proporción en cuanto al número de afiliados. «Ese consejo ya ha existido antes y no ha servido para nada porque sólo se reunía una vez al año y el Ayuntamiento se limitaba a comunicar las fiestas locales y otros eventos de interés para la comunidad educativa», explica la portavoz de EduQa, Victoria Urbaneja, a su vez presidenta de la asociación del Instituto Costa del Sol.

Las asociaciones pretenden ir un paso más allá y «aunar fuerzas, alzar la voz ante las administraciones y cualquier organismo público que, dentro de sus competencias, pueda interceder para buscar soluciones a los problemas de los centros escolares». Urbaneja insiste en que el Consistorio aún no ha respondido a la solicitud de intervención plenaria presentada por la plataforma y recuerda que, pese a que ya ha comenzado el curso, aún hay que instalar vallas de separación o retirar árboles, entre otras tareas pendientes: «Este verano apenas han hecho nada. Los operarios han comenzado los trabajos en septiembre». Al Ayuntamiento le corresponden las labores de mantenimiento de los centros, aunque la competencia en educación recae en los gobiernos autonómicos.

El concejal de Educación, José Piña, presentará una moción para constituir el consejo escolar municipal «como órgano de asesoramiento e instrumento de participación democrática en la gestión educativa». En el consejo estarían presentes miembros designados por la Delegación Provincial de la Consejería y representantes del Ayuntamiento, el profesorado, el alumnado, las direcciones de los centros y las asociaciones de madres y padres.

Desde EduQa también reclaman la reapertura del aula sociocultural para alumnos expulsados y que se organicen visitas periódicas, por parte de la Delegación de Salud, a los comedores escolares, además de exigir que «se antepongan la seguridad y el bienestar de los menores a la burocracia y los presupuestos».