Del Cid acusa a Ortiz de orquestar una «trama» para mermar la labor de oposición

El voto de Lucía Cuín fue imprescindible para hacer alcalde a José Ortiz. Migue Fernández/
El voto de Lucía Cuín fue imprescindible para hacer alcalde a José Ortiz. Migue Fernández

El pleno aprobará este jueves un nuevo reparto de los gastos de los grupos, lo que ha originado la primera polémica de la legislatura

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

El reparto de retribuciones y cargos de confianza ya es oficialmente la primera polémica en Torremolinos esta legislatura, y eso que ni siquiera se ha celebrado aún el pleno de organización, que precisamente tendrá lugar mañana por la mañana. Tras conocerse la semana pasada que los concejales del PP (en la oposición) no contarán con tantas dedicaciones exclusivas y parciales como en otros mandatos, el conflicto se ha trasladado a las cantidades económicas que cada grupo recibe para su funcionamiento.

En estos últimos cuatros años, los partidos con representación municipal contaban con una base de 500 euros mensuales, a lo que se añadían 330 por concejal. Esto ocurría así excepto con el edil no adscrito, Juan Machío, que solo recibía los 500 de base.

Según consta en el reparto actual que se votará este jueves, ahora la base sube de 500 a 800 euros al mes, con la salvedad de que solo se sumarán 330 por los tres primeros ediles. A partir del cuarto se añadirán 200. En el caso de Lucía Cuín, que es la única concejala no adscrita –de momento– contará con la base de 800 euros a los que sumará 200 más por ser una sola edil.

Esta decisión ha provocado las críticas del PP, que consideran que de esta manera pierden dinero respecto a la legislatura anterior, a la vez que se «premia» a Cuín, cuyo voto fue imprescindible para la consecución de la alcaldía.

La portavoz popular, Margarita del Cid, que anunció ayer que su grupo ha pedido sendos informes de legalidad al secretario municipal y al interventor, considera «sorprendente» que no se hiciera mención a este punto en la junta de portavoces. Así, sostiene que esta decisión es producto de un cálculo para aminorar los recursos del PP. Afirma que no es lógico que el único grupo que tiene merma en sus ingresos y en las dedicaciones sea el mayoritario.

«Este pleno es la constatación de que hay una trama conjunta con todos los grupos que han apoyado a Ortiz para mermar nuestra dedicación a la labor de oposición», denunció la portavoz popular, que apostilló: «Eso no lo van a conseguir. No nos van a callar. Les diremos a los vecinos cuánto va a costar a las arcas públicas esos nuevos apoyos para el señor Ortiz; y no vamos a parar hasta que no se entere hasta el último ciudadano», sentenció.

Cargos de confianza

Consultadas por este periódico, fuentes del equipo de gobierno consideraron que este cambio de normativa entra «dentro de lo normal», y lo achacaron a la necesidad de repartir mejor los fondos para que haya más facilidades para todos los grupos municipales. Aún así, los populares dudan de que un edil no adscrito pueda disponer de una retribución por grupo, por lo que esperarán a ver el informe de los habilitados nacionales.

El otro asunto objeto de polémica son los cargos de confianza. Este jueves el pleno aprobará 12 cargos, de los cuales algunos podrían recaer tanto en Por Mi Pueblo como en Lucía Cuín a pesar de que ninguna forma parte del gobierno. La fuentes municipales aseguran que aún no se ha tomado una decisión a este respecto, y matizan que también están por decidir los miembros de los consejos de administración de las empresas municipales. Sobre esto, Del Cid hace la misma advertencia, ya que sostiene que estos cargos no están incluidos en la RPT (relación de puestos de trabajo), y que en todo caso deberían estar adscritos a áreas de gobierno, nunca en la oposición.