Abren juicio oral contra una exedil del PP de Torremolinos por presunta prevaricación

Fernández Montes y Cerdán, en una imagen de archivo correspondiente a la anterior legislatura. /SUR
Fernández Montes y Cerdán, en una imagen de archivo correspondiente a la anterior legislatura. / SUR

La jueza solicita 40.000 euros de fianza a Alicia Cerdán, que en 2013 ordenó a la Policía Local que no levantase actas por la apertura de terrazas

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

El Juzgado de Instrucción número 1 de Torremolinos ha acordado la apertura de juicio oral contra la exconcejala del PP Alicia Cerdán por un presunto delito de prevaricación. Cerdán, responsable de las áreas de Aperturas y Vía Pública en el último mandato de Pedro Fernández Montes, firmó en 2013 un escrito dirigido a la Policía Local ordenando que los agentes no levantasen actas «respecto a cuestiones de horario» en las terrazas situadas junto a la urbanización Costa Lago. Tras tener constancia de esta misiva, los vecinos, indemnizados con 24.000 euros por una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía que señalaba la «inacción» del Ayuntamiento, reabrieron el caso. El escrito remitido a la Policía Local colisionaba con las reiteradas denuncias administrativas interpuestas por la comunidad ante el Consistorio para que cesara el ruido procedente de estas terrazas.

Las dos acusaciones particulares solicitan 60.000 euros, 30.000 cada una, en concepto de responsabilidad civil «por los daños y perjuicios» sufridos debido «a la imposibilidad de ser amparados por los agentes de la autoridad». El Ministerio Fiscal se ha adherido a la petición de las acusaciones y reclama la inhabilitación especial para empleo o cargo público durante diez años. La jueza encargada del caso ha requerido a Cerdán el pago de 40.000 euros de fianza en el plazo de un día «para asegurar las responsabilidades pecuniarias». En caso de no hacer frente a la fianza, la magistrada advierte de que se le embargarán sus bienes «en cantidad suficiente para asegurar la suma señalada». La decisión judicial ha sido trasladada ya al Ayuntamiento de Torremolinos, que deberá responder a la multa en calidad de responsable civil subsidiario si Cerdán no dispone de bienes para hacerse cargo.

Cerdán arremetió contra Fernández Montes en una declaración que precipitó la crisis del PP

La abogada de la comunidad, Patricia Peinado, sostiene que el escrito enviado por Cerdán viola la ley al «aportar instrucciones claras a la Policía Local para no levantar actas ante el incumplimiento de horarios y cierre de terrazas», establecido a las dos de la mañana. La defensa de los vecinos de Costa Lago ha aportado documentación testifical consistente en la declaración de varias personas, entre ellas el inspector jefe de la Policía Local y tres agentes. Cerdán, que ocupaba el decimosexto puesto de la lista presentada por el PP en las elecciones municipales celebradas en mayo de 2015, no consiguió renovar su acta de concejal tras el batacazo de la formación presidida por Fernández Montes, que perdió siete ediles, hasta los diez, respecto a 2011.

Los vecinos de Costa Lago comenzaron a movilizarse en 2006, cuando varios pubs de la zona programaron música en directo. En 2012, después de varias denuncias de origen administrativo y de una infructuosa reunión con Fernández Montes, llevaron el asunto a los tribunales, que les dieron la razón al considerar probada «la inactividad de forma continuada» por parte del Ayuntamiento, obligado a pagar más de 20.000 euros. El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ratificó la resolución a favor de los vecinos hace ya más de tres años.

Durante su declaración ante la jueza, Cerdán arremetió contra Fernández Montes, de quien aseguró que «controlaba todo». La concejala explicó que sólo el exalcalde daba directrices y que el resto del Gobierno local se limitaba a acatar sus órdenes. En ese sentido, Cerdán afirmó no haber redactado la carta enviada a la Policía Local, aunque sí reconoció firmarla, «como otros tantos» documentos, tras las «instrucciones» dadas por su superior. Estas declaraciones precipitaron la guerra interna entre Fernández Montes, que declaró como testigo, y sus antiguos concejales, que cerraron filas para apoyar a Cerdán. La brecha, casi cuatro años después, no ha dejado de agravarse.