Torremolinos prepara la apertura del mercado gourmet de Sabor a Málaga

Las obras se encuentran en su fase final. /SUR
Las obras se encuentran en su fase final. / SUR

El Ayuntamiento sacará a licitación la gestión de este espacio, cuyas obras, financiadas por la Diputación Provincial, atraviesan su recta final

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Las obras del mercado gourmet de la marca Sabor a Málaga en Torremolinos han entrado en su fase final de ejecución. El proyecto, financiado por la Diputación Provincial con 329.787 euros, aunque la inversión inicial prevista ascendía a unos 600.000 euros, supondrá la reconversión del antiguo edificio consistorial, en la céntrica plaza de la Independencia, en un espacio gastronómico con más de una veintena de puestos de venta directa de empresas malagueñas. El alcalde, José Ortiz, se reunió ayer con representantes de los empresarios locales para informarles del inicio de la elaboración del pliego técnico de licitación. Aunque el final de las obras está previsto para noviembre, el mercado abriría previsiblemente en primavera, según adelantó el primer edil durante este encuentro.

El Consistorio tuvo que aportar unos 65.000 euros para subsanar las deficiencias detectadas en la estructura del edificio, de titularidad municipal. Los técnicos encargados de la remodelación del edificio, donde se encontraba el Patronato de Recaudación, advirtieron tras el inicio de las obras del «serio riesgo de derrumbe» al detectar la falta de hasta cuatro pilares de sustentación. El Ayuntamiento anunció ayer la apertura de una investigación para averiguar «cuándo y por qué se retiraron esos pilares». La demolición de un muro que teóricamente debía ocultar cuatro pilares ha revelado que estas columnas «fueron eliminadas en algún momento», una situación a la que se suman las grietas detectadas en las arcadas exteriores del edificio. La reforma del proyecto y la adopción de todas las medidas de seguridad oportunas se realizaron en coordinación con los técnicos de la Diputación.

Ortiz considera que la apertura del mercado, junto a la inauguración del bulevar peatonal de la plaza Costa del Sol y parte de la avenida Palma de Mallorca, dinamizará el centro de Torremolinos. Durante su encuentro con los empresarios locales, al que acudieron las dos asociaciones de comerciantes del municipio, el alcalde presentó a los gerentes de los mercados de La Paz, en Madrid, y Victoria, en Córdoba, invitados para que presentaran «sus casos de éxito». Guillermo Campo, responsable del espacio madrileño, situado en el barrio de Salamanca, detalló los efectos positivos que estos mercados pueden tener «en su entorno comercial», mientras que Jordi Barbancho, gerente del mercado Victoria, incidió en la necesidad de poner en marcha «una interesante programación cultural, como cursos de cocina, para atraer a clientes todos los días de la semana y hacer de este espacio un lugar de diversión como complemento al consumo».

El mercado contará con 22 puestos de venta directa de empresas productoras malagueñas. Las obras comprenderán la demolición o desmontaje de los elementos añadidos en el inmueble, además de la tabiquería interior con el objetivo de crear un espacio diáfano, aunque algunas zonas, como los aseos, se mantendrán. El uso gastronómico que tendrá el edificio requerirá la instalación de un nuevo sistema de abastecimiento de agua, conexión de los puestos a la red de saneamiento y a la red de aguas pluviales. También se está procediendo a la renovación integral de la solería.

El mercado «servirá para dinamizar la zona, crear empleo y revitalizar la economía local», según vaticinó el presidente de la Diputación, Elías Bendodo, durante la presentación del proyecto, hace ya dos años. La marca Sabor a Málaga ya cuenta con un mercado en Coín. Aceites de oliva virgen, vinos, aceitunas, mieles, quesos y derivados lácteos, frutos secos, embutidos, cervezas artesanas, higos y pasas, mermeladas o conservas conforman parte de la oferta de este distintivo malagueño.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos