Torremolinos crea un consejo municipal para potenciar su tejido económico

La calle San Miguel, uno de los referentes comerciales de la Costa. /SUR
La calle San Miguel, uno de los referentes comerciales de la Costa. / SUR

Los buenos datos turísticos contrastan con las quejas de empresarios y la falta de acuerdo sobre las soluciones necesarias para impulsar el comercio

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Torremolinos quiere salir del atolladero comercial que trae de cabeza a los empresarios locales desde hace años. La caída de ventas y la huida de grandes marcas contrasta con los buenos datos turísticos, una paradoja que la mayoría de comerciantes achaca al 'todo incluido' que ofrecen decenas de hoteles. La falta de acuerdo en torno a las propuestas necesarias para poner freno a las pérdidas empresariales termina de complicar la situación. El alcalde, José Ortiz, acaba de constituir el consejo municipal de comercio, donde participan partidos políticos, administraciones públicas, empresas y asociaciones. El primer edil pretende que la mesa sea «un espacio de diálogo, debate e innovación ante la fuerte inversión que recibirá la ciudad en los próximos años», en referencia sobre todo a la construcción del parque comercial y de ocio de Intu, cuyo inicio de obras continúa a la espera de que el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) reciba luz verde, un trámite más próximo desde que Fomento diese en agosto su visto bueno al informe de Carreteras, último fleco por cortar.

El consejo presentará propuestas que quedarán sometidas al dictamen del comité director, formado por el Gobierno local (con dos representantes: el alcalde y la concejala de Economía, Maribel Tocón), la Cámara de Comercio de Málaga, la Asociación de Comerciantes de Torremolinos (ACET), la Confederación de Empresarios de Andalucía, la Escuela de Organización Industrial, el Centro Andaluz de Emprendimiento, Intu, Aguas de Torremolinos, Carrefour y ONCE. El consejo estará compuesto por los mismos representantes que el comité director más la Universidad de Málaga, el Círculo de Empresarios de Torremolinos, la Asociación de Comerciantes Gays y el sector del taxi. Ortiz preside el consejo y el presidente de la Asociación de Comerciantes, Juan Vallejo, es coordinador general.

La estructura del consejo ya ha levantado ampollas. El presidente del Círculo de Empresarios de Torremolinos (CET), Adolfo Triguero, reclama que la coordinación general esté ocupada por alguien que sea votado por los representantes empresariales. Tampoco en las soluciones para impulsar el tejido comercial se ponen de acuerdo las dos asociaciones locales, que mantienen una guerra fría desde hace años; la ACET defiende la construcción del centro de Intu y la peatonalización del centro, convencida de que ambos proyectos potenciarán el comercio, mientras que el CET se muestra contrario a ambas actuaciones por «los posibles efectos negativos» que podría tener entre pequeñas y medianas empresas.

Propuestas

Triguero solicita a Ortiz que el Ayuntamiento contribuya a que la Junta declare el centro comercial abierto de Torremolinos, como ha ocurrido en Benalmádena, y reclama la puesta en marcha de un sello de calidad, un proyecto de regeneración de espacios urbanos y una campaña de promoción del comercio local. El presidente del CET se muestra sorprendido «porque no sabemos la función no los objetivos del consejo de comercio» y calcula que las pérdidas económicas de los empresarios locales se aproximan al 30 por ciento de media respecto al año pasado. Preguntado por los buenos datos en materia de empleo, con Torremolinos como único municipio malagueño con más de 25.000 habitantes que generó puestos de trabajo en agosto, Triguero asegura que «hacer contrataciones no significa que las cosas vayan bien».

Vallejo coincide en que los comerciantes «llevan muchos años quejándose» pero confía en que la peatonalización de la plaza Costa del Sol y parte de la avenida Palma de Mallorca, unida a otras actuaciones como la remodelación de la Cuesta del Tajo y del entorno de la Torre Pimentel o la creación de un mercado de Sabor a Málaga en el antiguo edificio consistorial, reactiven el tejido empresarial en los próximos meses. La ACET también reivindica «los buenos datos» de restaurantes, bares y chiringuitos, que contrastan con la escasa caja de los comercios locales.

 

Fotos

Vídeos