Cae una red que robó medio centenar de coches usando una gestoría de Fuengirola

La banda utilizaba esta empresa malagueña, que era ajena a la trama, para obtener documentación legal de coches de su interés y luego falsificarla

Juan Cano
JUAN CANOMálaga

Operaban como un grupo organizado, con reparto de funciones y jerarquía de roles. Pero la Guardia Civil les seguía la pista de cerca y, tras año y medio de trabajo, ha logrado desmantelar la red, especializada en la venta ilegal de vehículos en países europeos. Los agentes han detenido a 40 personas, ocho de ellas en Francia, consideradas responsables del robo de 118 vehículos en España. Al menos una docena de ellos habrían sido sustraídos a 'rent a car' de la Costa del Sol. Los integrantes de la banda, que han sido detenidos en cuatro fases, habrían obtenido más de 4.500.000 euros de beneficios con la venta de los vehículos robados, según la Benemérita.

Los arrestados actuaban especialmente en áreas residenciales y empresariales. Para estudiar la rutina de sus víctimas, en ocasiones colocaban un GPS en el coche, que dejaban instalado para poder robarlo de nuevo si era recuperado por la Guardia Civil. Una rama de la organización utilizaba dos grúas de asistencia en carretera para simular un servicio real cuando, en realidad, lo que hacían era sustraer los vehículos seleccionados. Una vez en su poder, los trasladaban a una finca de Torrejón de Velasco (Madrid) donde falsificaban elementos y marcas de seguridad.

Para culminar la operación, los detenidos cambiaban la titularidad de los coches robados, clonando la documentación de otros de la misma marca y características. Para ello solicitaban informes a la DGT a través de una gestoría online de Fuengirola, ajena por completo a la trama, y por los 11 euros que cuesta consulta informe, obtenían los datos necesarios para falsificar la documentación.

Mediante este sistema, ponían en circulación dos vehículos distintos con los datos de uno solo. Esto motivó que los legítimos dueños recibiesen denuncias procedentes de provincias en las que ni habían estado.

El otro modus operandi empleado consistía en alquilar vehículos de la marca y modelo elegidos, trasladarlos a distintos países europeos y allí dejar pasar el plazo de entrega para matricularlos con documentación robada de otros vehículos con las mismas características. Así fue como se apropiaron de una docena de vehículos en 'rent a car' de la Costa.

La organización delictiva también utilizaba documentación de vehículos de Alemania o Suecia para adjudicarla a vehículos robados en España e incorporarlos al caucel legal a través de la ITV. Con un informe favorable, los registraban como procedentes de esos países, cuando, en realidad, nunca habían salido de España.

De hecho, la investigación se inició cuando, a principios de 2018, la Guardia Civil detectó una ITV de Madrid en la que varios usuarios estaban utilizando documentos de coches sustraídos en Alemania. Las pesquisas revelarían después que el modus operandi había sido empleado en distintas ocasiones y lugares, pero siempre por las mismas personas.

Una vez superados todos estos trámites e introducidos los vehículos al cauce legal, eran expuestos en concesionarios españoles, en compraventas franceses y en Internet con un precio ligeramente inferior al de mercado para venderlos cuanto antes. En total, se han inspeccionado dos estaciones de ITV, cuatro talleres y tres concesionarios en Madrid y Toledo.