Roban en una vivienda de Torremolinos y amenazan con katanas a sus ocupantes, entre ellos a varios menores

Armas utilizadas por los detenidos. /
Armas utilizadas por los detenidos.

Cuatro agentes de la Policía Nacional y uno de la Policía Local resultaron heridos leves en el momento de la detención de los dos asaltantes

EUROPA PRESS

Entraron en una vivienda de Torremolinos armados con la cara tapada con pasamontañas y armados con katanas. Con ellas amenazaron a los ocupantes de la casa, entre los que había varios menores, y se llevaron dinero y joyas.

Esto ocurrió el pasado domingo en Torremolinos y los dos presuntos autores de los hechos, un español de 36 años y un senegalés de 30, fueron detenidos por la Policía Nacional.

Según un comunicado remitido por la Policía, los asaltantes fueron a la casa en busca de otra persona que no se encontraba allí, al parecer por asuntos de intercambio de drogas. Destrozaron la vivienda, registrándola durante casi dos horas y finalmente se llevaron 700 euros en efectivo, así como varias joyas y un teléfono móvil. Ese mismo día, regresaron a la casa varias horas más tarde, y esta vez sí encontraron en ella a la persona a la buscaban.

Sin embargo, sus ocupantes consiguieron encerrarse dentro del domicilio y dejaron fuera a sus atacantes. Llamaron de inmediato a la Policía, lo que hizo que los dos individuos emprendieran la huída. Varias patrullas de Policía Nacional y Policía Local de Torremolinos realizaron varias batidas por la zona hasta que localizaron a los sospechosos en un bar de la avenida Carlota Alessandri.

Los agentes trataron de hacer salir del local a los dos individuos para proceder a su detención, pero estos reaccionaron de forma violenta. Según informa la Policía, uno de ellos sacó una katana y un estilete, con los que trató de alcanzar a los agentes, mientras el otro amenazaba con hacer uso de una pistola.

Ya fuera del local, en la zona del aparcamiento, ambos atacaron a los agentes repetidas veces con las armas blancas que portaban, con las que llegaron a autolesionarse.

Finalmente, uno de los agentes realizó un disparo que no llegó a alcanzar a ninguna persona, momento que aprovecharon el resto de policías para reducir a los dos presuntos delincuentes.

El enfrentamiento se saldó con cuatro agentes de Policía Nacional y uno de Policía Local heridos leves, y el traslado de uno de los detenidos al Hospital Clínico de Málaga debido a los cortes en el cuello y la cara que él mismo se había infligido.

Este se encuentra aún hospitalizado por lo que será trasladado a prisión en cuanto reciba el alta, ya que el juez ha decretado prisión provisional para ambos detenidos.