La remodelación de la calle Butiplaya supera ya el ecuador de su ejecución

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

El edil de Infraestructuras de Mijas, José Carlos Martín, visitó esta semana las obras de la segunda fase de calle Butiplaya en La Cala que ya han pasado su ecuador, situándose la ejecución de la misma en un 60 por ciento. Los trabajos cuentan con una inversión de 180.795 euros y forman parte de la estrategia marcada por el Consistorio en la línea de combatir la inundabilidad. «Estas labores suponen una renovación integral de todas las canalizaciones tales como abastecimiento de agua, alumbrado público, electricidad y telecomunicaciones además de la separación de la red de pluviales de la de fecales que hasta el momento era unitaria», señaló Martín , que añadió que esa división en el saneamiento ayuda a una mejor evacuación de aguas, sobre todo, en una zona que presenta grandes inundaciones cada vez que llueve.

El departamento ya ejecutó un primer tramo de esta calle desde el complejo San Pablo hasta la playa realizando ahora el trayecto hasta el Paseo Costa del Sol. El edil considera que esta obra era «muy necesaria» en el núcleo urbano por el estado que presentaban las redes de infraestructuras así como el deterioro y la diversidad del pavimento. «No olvidemos que no es solo una reestructuración subterránea, sino también en superficie haciendo accesible esta vía para personas con movilidad reducida y cuidando los detalles estéticos de un lugar que es camino de paso, no solo para vecinos, sino también para los turistas», apuntó el edil.

Además, esta reforma integral no va a suponer la eliminación de plazas de aparcamiento ya que las existentes son muy amplias. «En esta calle no vamos a tener esos problemas que hay cuando tenemos que aplicar la normativa en vías más estrechas que nos obliga a limitar los estacionamientos. Aquí hay espacio suficiente para mantener el sentido de circulación», explicó.

Temas

Mijas