Reconocen la labor de la Unidad Canina de Arrate, que halló los restos de Antonio Ortega

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

La Unidad Canina de Rescate y Salvamento UCAS de Arrate de Eibar llegó desde muy lejos y según ellos mismos sin muchas esperanzas de encontrar al ciudadano de Torremolinos, Antonio Ortega, desaparecido en el mes de enero. El tiempo transcurrido hacia imposible que los perros pudieran encontrar un rastro firme pero la labor pedagógica que estaban dispuestos a realizar ya les parecía suficiente recompensa para tan arduo esfuerzo.

De esta manera se pusieron en contacto con diversos ayuntamientos de la zona para solicitar colaboración en la organización de diferentes exhibiciones para dar a conocer el problema de los muchos desaparecidos, para que no caigan en el olvido y especialmente en esta ocasión el caso del vecino de Torremolinos. Entre estos consistorios se encontraba el de Benalmádena que, a través de la concejalía de Participación Ciudadana, les facilitó lo necesario para realizar una exhibición en el recinto ferial de Arroyo de la miel.

Además de esta labor de concienciación y pedagogía ciudadana, organizaron diversas batidas por la sierra, que culminaron encontrando el cuerpo del desaparecido. Por ello, el conjunto de miembros de la corporación municipal han querido expresar la «admiración y el reconocimiento del conjunto de los vecinos de Benalmádena» por el trabajo realizado por UCAS de Arrate en los pueblos de la zona y en Benalmádena en particular, que culminó con la aparición de los restos de Antonio Ortega.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos