El proyecto de Isco en Benalmádena no supera las pruebas para su ampliación y se queda en una planta

Isco y su entorno implantarán su proyecto comercial en la segunda planta del edificio San Juan./SUR
Isco y su entorno implantarán su proyecto comercial en la segunda planta del edificio San Juan. / SUR

La familia del futbolista ultima la conversión en centro comercial del edificio donde compró el primer piso y varios locales bajos

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

El proyecto de Isco Alarcón en Arroyo de la Miel, el núcleo urbano de Benalmádena donde nació, sigue adelante. Aunque la intención inicial era construir una segunda planta en el edificio San Juan, donde el futbolista y su familia compraron el primer piso y varios locales bajos, las pruebas técnicas realizadas han revelado que los pilares del centro, levantado hace casi 40 años, no soportarían esta ampliación. Entre los planes del centrocampista figuraba habilitar un mercado gourmet y varios establecimientos comerciales, con las vías de escape y los accesos ubicados en los locales adquiridos en la planta baja, pero el resultado de las catas obligan a reducir el proyecto, que finalmente, según las fuentes consultadas por este periódico, se limitará a la instalación de un centro comercial.

El edificio San Juan, en pleno corazón de Arroyo, alberga algunos de los restaurantes más populares de Benalmádena. El proyecto para habilitar un centro comercial en su planta superior aún está siendo redactado. El entorno de Isco prevé registrarlo en el Ayuntamiento en las próximas semanas con el objetivo de solicitar la licencia de obras para construir los establecimientos comerciales, que serán ocupados por firmas de moda que aún no han sido desveladas pero que paliarán la falta de grandes marcas en la localidad.

Las catas técnicas revelan que el edificio San Juan, construido hace casi 40 años, no soportaría otra planta

De forma paralela al proyecto comercial avanzan las negociaciones para reabrir el aparcamiento de Pueblosol, con capacidad para más de 800 vehículos y cerrado desde el año pasado por discrepancias entre la empresa propietaria, Tremón, y la última arrendataria. Fuentes consultadas apuntan a SUR que la Asociación de Minusválidos Físicos de Torremolinos (Amifto) gestionará el parking, cercano al edificio San Juan, aunque aún se están cerrando detalles técnicos sobre la reparación de uno de los ascensores. Desde la asociación, por su parte, reconocen el «interés» pero niegan que haya ningún acuerdo cerrado. El futuro centro comercial de Isco podría tener vinculadas algunas plazas en este aparcamiento, situado a unos metros del edificio San Juan.

Reactivación económica

El jugador del Real Madrid tiene la intención de reactivar la economía de la zona, próxima adonde dio sus primeras patadas al balón, y sus representantes han mantenido conversaciones con el Ayuntamiento de Benalmádena y la Junta de Andalucía durante meses para analizar las posibilidades de ampliar la altura de este centro comercial, una opción finalmente desechada por los impedimentos técnicos. No es la primera vez que Isco realiza una inversión en su localidad natal; en 2015 ya abrió, junto con su hermano Antonio, una tienda de calzado en calle San Juan, también en Arroyo de la Miel.

A diferencia de otros centros comerciales, el de San Juan no tiene un solo propietario responsable de alquilar los locales sino que cada dueño es titular de su establecimiento, aunque la primera planta permanecía sin uso. El proyecto previsto por Isco y su entorno supondrá el mayor reclamo comercial de Benalmádena, localidad donde el dorsal 22 dio sus primeros pasos deportivos, primero en la escuela de fútbol del Patronato Municipal, cuando apenas levantaba unos palmos del suelo y aun así llevó a su equipo a ganar la liga interprovincial en categoría prebenjamín, y después en el Atlético Benamiel, una etapa clave en su desarrollo personal y deportivo.

Aunque se marchó de Arroyo de la Miel en plena adolescencia para jugar en Valencia, Isco siempre ha mantenido un fuerte vínculo con su barrio, al que regresa cuando tiene ocasión y donde sigue viviendo su familia. El Ayuntamiento reconoció en 2014 su condición de embajador de Benalmádena poniendo su nombre al campo de fútbol público de El Tomillar, una iniciativa que el jugador asumió como «un orgullo tremendo». Ahora sigue sacando pecho.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos