Pillan a un capo mafioso en Fuengirola por usar el móvil mientras conducía

Vista aérea de Fuengirola./Archivo
Vista aérea de Fuengirola. / Archivo

Los agentes de la Policía Local sospecharon del hombre, al que pararon al verle cometer la infracción de seguridad vial

ALVARO FRÍAS y JUAN CANOMálaga

Condenado como jefe de un clan mafioso italiano dedicado al tráfico de drogas, decidió esconderse en la Costa del Sol para no cumplir con la pena de prisión que le había impuesto un tribunal de su país. Estaba en paradero desconocido, las autoridades le buscaban hasta que el capo cometió un fallo. Usó el móvil mientras conducía, una infracción de tráfico que vieron los policías locales de Fuengirola que acabaron deteniéndole. Ya iban tras sus pasos, su olfato policial no falló.

Los hechos tuvieron lugar el pasado 26 de agosto en la citada localidad costasoleña. Sobre las 05.50 horas de la tarde, los agentes de la Policía Local de Fuengirola patrullaban vestidos de paisano para pasar desapercibidos entre los ciudadanos y turistas. Se encontraban en la zona de Los Pacos cuando pusieron sus ojos sobre un hombre que circulaba en su coche.

No había pasado nada, pero su experiencia les hizo sospechar de él. Por ello, decidieron seguirle. Poco después, el mafioso cometió un fallo. Cuando se encontraba por las inmediaciones de la estación de Cercanías de Los Boliches, el hombre sacó su teléfono móvil y lo utilizó mientras iba al volante.

La infracción de circulación se convirtió entonces en la excusa perfecta para parar al conductor. Al pedirle que se identificara, las sospechas de los policías locales sobre el hombre se incrementaron. En concreto, en el momento en el que les entregó su documentación.

Figuraba a nombre de un hombre con iniciales S.B., nacido en 1971. Sin embargo, el sospechoso no parecía coincidir con los datos que había en el documento de identidad, que también figuraba como sustraído, según han asegurado las fuentes consultadas por este periódico.

Ante esta situación, los policías locales de Fuengirola decidieron proceder a su detención. Poco después trasladaron al sospechoso hasta las dependencias del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) en la localidad. Allí fue donde los agentes de la unidad de Policía Científica arrojaron luz sobre la identidad del hombre, que resultó ser un capo mafioso.

Identificado como P.G.F., nacido en Italia en 1968, pesaba sobre él una Orden Europea de Detención y Extradición (OEDE) dictada por los tribunales italianos. Se le reclamaba para cumplir con la pena que se le había impuesto por un delito de tráfico de drogas.

Siempre según han manifestado las mismas fuentes, el mafioso fue condenado como promotor y organizador de una red criminal dedicada al tráfico y venta de drogas en Italia. Él era el jefe de la organización y había huido para no cumplir con la condena. Ahora, tras su arresto, será extraditado a su país para que haga frente a sus deudas con la justicia.