Ordenan el ingreso en prisión del detenido por matar con dos botellas rotas a un irlandés en Fuengirola

Vista de Fuengirola./Archivo
Vista de Fuengirola. / Archivo

El titular del Juzgado de Instrucción número 2 de la localidad le ha enviado a la cárcel investigado por un supuesto delito de asesinato

ALVARO FRÍAS y FERNANDO TORRES

El titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Fuengirola ha determinado el ingreso en la cárcel del británico de 49 años detenido como presunto autor de la muerte de un ciudadano irlandés en un bar de la citada localidad tras agredirle con dos botellas. Según han informado desde el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), a petición de la Fiscalía, el juez ha ordenado el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza del sospechoso, en principio, como investigado por un supuesto delito de asesinato.

El británico fue detenido en la madrugada de este viernes cuando trataba de escapar del pub irlandés en el que tuvieron lugar los hechos. Primero fue retenido por el personal de seguridad, para luego proceder los agentes de una patrulla de la Policía Nacional al arresto del sospechoso, que reside en Mijas.

Fueron los propios clientes del local, que presenciaron los hechos, los que pidieron ayuda al vehículo policial que estaba por la zona. Tras el arresto, los servicios sanitarios se desplazaron de inmediato al establecimiento y procedieron a practicar maniobras de recuperación, pero nada pudieron hacer por salvar la vida de la víctima, un hombre de nacionalidad irlandesa y de 55 años de edad.

Tal y como han informado desde la Policía Nacional, tras las primeras investigaciones se desprende que el agresor y la víctima no se habían visto nunca y que la discusión, supuestamente, se inició por el comportamiento errático del posterior atacante. Al parecer, el detenido estaba tratando de entablar conversación con distintas mujeres del local hasta que molestó a la acompañante del fallecido.

Noticia relacionada

Las fuentes han explicado que el hombre irlandés habría llamado la atención al arrestado y le pidió que desistiera, tras lo que, según varios testigos, se marchó al servicio. La Policía Nacional ha precisado que el sospechoso empleó los cascos de dos botellas rotas de cerveza, una en cada mano, para atacar al fallecido, produciéndole «muchos cortes», lo que le provocó la hemorragia masiva que acabó con su vida.

Según ha podido saber SUR, el arrestado no tiene antecedentes penales y se mostró especialmente frío durante la detención y su traslado a dependencias policiales. El fallecido estaba pasando unos días de vacaciones en la Costa del Sol con su familia. Según ha podido saber SUR, sus hijos estaban durmiendo en un apartamento vacacional cercano.