Navas apuesta por las urbanizaciones en su nuevo gobierno de coalición con IU

Navas, junto a su equipo de gobierno, ayer en Alcaldía. /SUR
Navas, junto a su equipo de gobierno, ayer en Alcaldía. / SUR

El alcalde asume Turismo e Igualdad y crea áreas para gestionar los fondos europeos y estudiar las reivindicaciones vecinales

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Benalmádena ya tiene gobierno. Y su estructura será más sencilla que en el mandato anterior, cuando el alcalde socialista Víctor Navas tuvo que conformar un equipo con cuatro fuerzas políticas y tres concejales no adscritos procedentes de Ciudadanos. El primer edil, cuya formación rozó por momentos la mayoría absoluta el 26 de mayo, ya ha repartido las áreas del Ayuntamiento con Izquierda Unida, su único socio esta vez. El PSOE obtuvo once representantes, que sumados a los dos de la coalición de izquierdas alcanzan la mayoría fijada en trece. Los dos ediles de IU asumirán las carteras de Cultura, Educación, Vivienda, Servicios Operativos y Participación, mientras que los socialistas dirigirán el resto de concejalías, entre las que destacan tres incorporaciones: Régimen Interior, Urbanizaciones y Desarrollo de Benalmádena Costa.

Encarnación Cortés, que en 2015 se presentó bajo la formación Alternativa Por Benalmádena y meses antes de las elecciones se unió a las filas socialistas, seguirá gestionando las delegaciones de Puerto y Playas, a las que añade Vía Pública. Manuel Arroyo, histórico concejal del PSOE en Benalmádena, continuará al frente de Economía y Hacienda, un espaldarazo a su gestión, que ha reducido la deuda municipal y el plazo medio de pago a proveedores. Arroyo también será portavoz del grupo socialista. Sergio Torralbo se convierte en la nueva mano derecha de Navas al asumir Contrataciones, Nuevas Tecnologías, Patrimonio y Desarrollo de Benalmádena Costa, que incluirá la gestión de los fondos europeos recibidos, en concreto diez millones de euros que financiarán varios proyectos como la regeneración del núcleo costero, donde Navas prevé construir un bulevar tras semipeatonalizar la zona.

El alcalde se encargará de Residentes Extranjeros, Igualdad y Diversidad y Turismo, después de que en el mandato anterior descartase asumir delegaciones para centrarse en garantizar la unión de las diferentes fuerzas que formaban su gobierno. Juan Carrillo se hará cargo de Urbanizaciones, Limpieza Viaria y Residuos, mientras que María Isabel Ruiz ostentará las carteras de Urbanismo, Aperturas y Juventud; Javier Marín, de Seguridad, Comercio y Consumo; Irene Díaz, de Tercera Edad; Joaquín Villazón, de Deportes, Vías y Obras, Empleo, Parques y Jardines y Medio Ambiente; Pilar Ramírez, de Festejos; Alicia Laddaga, de Bienestar Social, Sanidad y Cementerios; Elena Galán, de Educación, Cultura, Participación Ciudadana y Vivienda, y Salvador Rodríguez, de Servicios Operativos.

«Las dos fuerzas políticas que integramos el equipo de gobierno no sólo cerramos un pacto de investidura, sino también un acuerdo programático para tener claros nuestros objetivos esta legislatura y elaborar así una hoja de ruta para consolidar el progreso de Benalmádena durante los próximos cuatro años», explicó ayer Navas, que mostró su «satisfacción por la estabilidad política planteada» en Benalmádena para el recién estrenado mandato legislatura, «ya que la estabilidad genera confianza y solvencia», en referencia a las dos mociones de censura puestas por el PP en 2009 y 2012.

La nueva Concejalía de Urbanizaciones tiene como objetivo «estudiar las reivindicaciones históricas de las diversas urbanizaciones y establecer un interlocutor válido y directo en el ámbito de la administración local que contribuya a desarrollar los acuerdos y convenios necesarios en cada caso». La concejalía de Régimen Interno, otra de las novedades, «servirá de apoyo y asistencia al resto de delegaciones, prestando asesoramiento jurídico y administrativo para agilizar y desatascar los proyectos de todas las delegaciones, eliminando trabas burocráticas, agilizando la gestión del Ayuntamiento y ofreciendo garantías jurídicas y transparencia al trabajo desarrollado por los concejales».