Aquel mítico Grupo Costa del Sol de estupefacientes

La unidad pionera del narcotráfico en España se creó en Málaga. Las peripecias de aquellos agentes servirán de base a una nueva serie sobre el negocio de la droga en los 70. Así eran los protagonistas reales

Aquel mítico Grupo Costa del Sol de estupefacientes
José Manuel Alday
JOSÉ MANUEL ALDAY

Fue el grupo pionero en la lucha contra el narcotráfico en España. Lo integraban nueve inspectores de policía, ya jubilados y otros fallecidos. Formaron el mítico Grupo de estupefacientes Costa del Sol y sus vivencias quedarán plasmadas en la televisión tras el rodaje que se iniciará en unos días en la Costa del Sol. Ellos fueron los pioneros en la lucha contra el narcotráfico en los años 70 cuando el tráfico de drogas apenas se perseguía y se desconocía su alcance.

Ya en aquellos años el litoral malagueño y el Campo de Gibraltar eran la puerta de entrada de centenares de kilos de hachís que eran transportados desde Marruecos por redes ya organizadas. Todo un mundo por descubrir para los policías de este grupo que con escasos medios y mucho ingenio comenzaron una lucha desigual en la que pese a ello cosecharon numerosos éxitos policiales. Un pequeño habitáculo de la antigua comisaría de Torremolinos fue su base. «Un cuartucho con dos máquinas de escribir y varios ceniceros llenos de colillas», como la describían los que la conocieron en sus comienzos. Sin saberlo, los agentes del Grupo Costa del Sol protagonizarían un antes y un después en la lucha contra el narcotráfico.

Con interminables jornadas de seguimiento y vigilancia, debían de infiltrarse en las redes de narcotráfico o hacerse pasar por compradores de droga, por lo que se les requería, además de valentía y arrojo, un perfil especial para mimetizarse en esos ambientes en plena eclosión de la Costa del Sol. «¿Qué cómo empezamos sin conocer absolutamente nada del mundo de la droga? Pues, como dice el dicho: Aquí hay una colilla, aquí han fumado», relataba gráficamente uno de los jefes del grupo hace unos años en una entrevista a SUR. Recordaba entonces que uno de sus primeros servicios se inició en plena calle San Miguel de Torremolinos, por la que paseaba un tipo fumándose un porro de un tamaño considerable: «Los cogimos en un portal. Llevaban una pastilla de hachís, así que los llevamos a comisaría. Les interrogamos y les sacamos dónde se hospedaban. En el hotel cogimos dos o tres kilos más. Con todo eso, conseguimos que hablaran y que dijeran quién les vendía».

Salto a la pequeña pantalla

'Brigada Costa del Sol', la nueva serie que se rueda en Málaga sobre el negocio de la droga en los 70

Con todo por hacer en el mundo de la lucha y control de estupefacientes, en sus inicios los agentes empezaron a frecuentar los lugares en los que se tomaban drogas camuflándose con vestimentas de lo más variopinto para pasar desapercibidos. Allí conseguían las primeras informaciones acerca de quien era el que las suministraba, pues entonces el tráfico de sustancias estupefacientes apenas era perseguido. Tal es así que los primeros que se iniciaron en el transporte de hachís desde Marruecos eran pescadores, quienes se tomaron esta actividad como una forma de contrabando, lo que antes hacían con el tabaco. Ya en 1979, los integrantes del grupo Costa del Sol se encontraron con las primeras partidas de heroína, droga hasta entonces desconocida en Málaga y cuyos efectos serían devastadores.

Sin apenas medios

Los policías de este grupo especial sabían cuando salían de casa pero nunca cuando regresarían. Los medios de que disponían eran sumamente limitados. Entonces no había móviles y para colmo de males los equipos de radio que llevaban en los coches tenían zonas en sombra y no tenían cobertura en toda la Costa del Sol. Así que con esa escasez de medios y una flota compuesta por un Seat 1.430 y un Seat 850, junto a sus coches particulares, a los que tenían que recurrir en numerosas ocasiones, era toda una aventura hacer seguimientos y vigilancia a sus objetivos. La figura de los confidentes cobró gran importancia en aquellos primeros años de lucha contra el tráfico de drogas. Se dedicaban al tráfico de drogas y no sólo conocían a los integrantes de las organizaciones. Sabían también cómo funcionaban las redes y como se realizaban tanto los 'pases' desde Marruecos como las operaciones de venta. Pusieron a sus miembros en contacto con traficantes para simular operaciones de compra de mercancía e incluso llegaron a actuar directamente en estos falsos negocios, cuyo fin era incautar las partidas, detener a los vendedores y desarticular la red.

Augusto Blanco Castilla fue el primer jefe del grupo, que dirigió desde su inicio en 1976 hasta 1980. Un grupo integrado por otros veteranos y laureados policías, como Gonzalo Prieto, Fernando Camacho, Pepe Cabrera, Marcos Martínez, Ruiz Coll, Cecilio Oliva, Luis de la Torre y Martín Bolaños. Policías cuyas experiencias dará vida a 'Brigada Costa del Sol', título de la serie basada en esta unidad policial que comenzará a rodarse en unos días en la capital malagueña con el protagonismo de Hugo Silva, producción que ha unido además a tres grandes operadores, la cadena Mediaset España, Warner Bros ITVP España y Netflix.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos