Presentan una campaña para luchar contra la venta de productos falsificados

Marín, Núñez, González y Recio durante la presentación. /Fernando Torres
Marín, Núñez, González y Recio durante la presentación. / Fernando Torres

La Policía Nacional de Benalmádena y Torremolinos alerta de que el modus operandi de las mafias ha cambiado, dificultando su persecución

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

Antes los productos falsificados eran fácilmente identificables en cuanto llegaban a su lugar de venta, ya fuese por tierra, mar o aire. «Ahora llega el género pero la marca falsa o el logotipo se pone en el destino», explica el comisario de Benalmádena y Torremolinos, Francisco José Núñez. Esta nueva forma de trabajar por parte de las mafias dificulta la persecución de esta actividad a las fuerzas de seguridad, haciendo que la venta de productos ilegales se mantenga muy activa, especialmente en la Costa del Sol.

En los últimos meses, la Policía Nacional ha intervenido en más de veinte establecimientos de Benalmádena, incautándose de miles de productos falsificados que se vendían directamente al consumidor a precio de marca. No es solo «el top manta», sino que la mercancía se puede adquirir de forma inconsciente por los consumidores.

Por ello la Policía debe observar las redes y contar con el apoyo ciudadano, «imprescindible» en opinión de Núñez. Si se detecta que un producto comprado en un establecimiento es falso –porque se rompa antes de tiempo, por ejemplo– «se debe denunciar».

El comisario dio estos datos durante la presentación de la campaña contra la distribución y la compra de productos falsificados que la Oficina de Patentes y Marcas está llevando a cabo a nivel nacional a nivel nacional. La Asociación de Comerciantes y Empresarios de Benalmádena se ha tomado en serio la iniciativa estatal y ha traducido la documentación ofrecida por el Gobierno para distruibuirla entre los asociados sin importar el lenguaje.

La presidenta de la asociación, Rosa González, destacó durante la presentación de la iniciativa la labor que realiza la Policía Nacional en Benalmádena para combatir este fenómeno. La campaña explica tanto a los compradores como a los vendedores que las mafias que se dedican a distribuir productos falsificados fomentan «la trata de personas y al blanqueo de capitales», además de que esta actividad supone un perjuicio al consumidor, al resto de empresarios y a las arcas municipales por la evasión fiscal. El concejal de Comercio y Seguridad de Benalmádena, Javier Marín, aseguró que «acciones como esta» son las que «llegan al ciudadano».