La huelga de limpieza en Fuengirola alcanza el cien por cien en las primeras horas sin que haya negociación

La huelga ya se dejaba notar desde ayer en algunos contenedores e islas ecológicas. /Iván Gelibter
La huelga ya se dejaba notar desde ayer en algunos contenedores e islas ecológicas. / Iván Gelibter

El Ayuntamiento exige a Urbaser que haga cumplir los servicios mínimos y denuncia que el ritmo de trabajo no es «ni mucho menos» el habitual

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

La primera jornada de la huelga de limpieza en Fuengirola se desarrolló ayer con relativa calma, aunque según fuentes del comité de empresa de Urbaser el seguimiento ha sido del cien por cien en una convocatoria que cuenta con entre el 50 y el 65 por ciento de servicios mínimos. SUR intentó, una vez más, contrastar esta información con la empresa adjudicataria del servicio, aunque sin éxito.

A simple vista, la recogida de residuos es la parte en la que más se empieza a notar esta huelga. A mediodía de ayer, algunos de estos contenedores e islas ecológicas amanecieron con bolsas acumuladas, aunque en un solo día resulta complejo apreciar en su totalidad el efecto que podrá tener la convocatoria.

Consultados por este periódico, el comité de empresa anunció que están estudiando la presentación de una demanda a Urbaser ante lo que consideran un incumplimiento del pliego de condiciones y de los servicios mínimos. En concreto, argumentan que desde que comenzara la huelga, los jefes de servicio tienen orden de establecer un nuevo sistema organizativo que refuerza la recogida de residuos (más visible en una huelga) que la limpieza viaria. A su juicio, dicho refuerzo va contra el pliego de condiciones firmado por Urbaser y el Consistorio. «El pliego es ley, y no se puede aplicar de manera diferente en función de la conveniencia de cada momento y en mitad de la huelga», aseguró a este periódico el portavoz del comité de empresa, Carlos Pastrana, que matizó que antes de plantear esta demanda se ha comunicado esta denuncia a la empresa sin haber obtenido respuesta.

Por su parte, el Ayuntamiento emitió ayer un comunicado en el que deslizaba una serie de acusaciones sobre el desarrollo de la convocatoria. En él, exigían a Urbaser que realice un seguimiento «exhaustivo» de los servicios mínimos estipulados por el SERCLA para que estos se cumplan «a rajatabla, como es obligación de la entidad».

De esta manera, aseguraban que se habían reunido con representantes de la entidad concesionaria para realizar un seguimiento;y que en dicho encuentro se informó de que se habrían producido supuestamente diez incidencias en islas ecológicas de la ciudad, de las que ocho habían sido «manipulaciones», como era el caso de cerraduras o cuadros eléctricos. Además, sostuvieron desde el Consistorio que el ritmo de recogida de residuos había «descendido de forma importante» y que se había detectado una «ralentización del servicio». «Los servicios mínimos, en cuanto a personal, se han cumplido, pero según se ha informado en esa reunión, el ritmo de trabajo no es, ni mucho menos, el habitual, por lo que los turnos siguientes han tenido que realizar parte del trabajo que no se había hecho anteriormente», añadían en el comunicado.

En este punto, Carlos Pastrana negó que se haya ralentizado el servicio, y avisó: «Estamos preparados para este tipo de acusaciones burdas y sin fundamento, ya que la propia Policía Local sabe que esto es mentira, y que nuestra movilización no solo es justa, sino pacífica».

Asimismo, desde el equipo de gobierno insistieron en exigir a la empresa que tome las medidas necesarias para que los servicios mínimos establecidos, que abarcan el 50% los días de diario y el 65% los fines de semana y el día festivo, se desarrollen con normalidad. Por último, informaron de que de nuevo se había instado «encarecidamente» a Urbaser a que llegue a un acuerdo con los trabajadores, «algo que hasta ahora esta entidad privada ha sido incapaz de hacer, tanto por el bien de sus empleados como el de los fuengiroleños», sentenciaban en la nota.

 

Fotos

Vídeos