Fuengirola estudia abrir al público en el futuro las Termas de Torreblanca

Ana Mula visitó ha visitado esta mañana el yacimiento con los expertos que están trabajando en él/
Ana Mula visitó ha visitado esta mañana el yacimiento con los expertos que están trabajando en él

La puesta en valor del entorno monumental se completará con el vallado perimetral de la parcela y la disposición de pasarelas elevadas

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

El futuro de las Termas de Torreblanca, en Fuengirola, pasa porque tanto vecinos como turistas puedan recorrerlas. Esa es, al menos, la posibilidad que está estudiando el Ayuntamiento, tal como ha manifestado hoy la regidora, Ana Mula, en una visita a esta excavación arqueológica para conocer los últimos trabajos realizados.

Tal y como ha explicado la alcaldesa, las tareas que ahora finalizan se han encargado al arqueólogo Ramón Hiraldo Aguilera, y están sirviendo para determinar con exactitud a qué época se corresponden las últimas edificaciones halladas en el solar. Sobre la finca, Mula ha recordado que se trata de un terreno de 4.032 metros cuadrados que hasta 2017 era privado, pero que mediante un proceso de expropiación forzosa se incluyeron en el patrimonio municipal, con el fin de poner en valor un entorno calificado como Bien de Interés Cultural (BIC) desde 2005.

La primera edil ha explicado que esta calificación ralentiza las gestiones que se deben hacer para actuaciones tan básicas como programar una limpieza, ya que todas deben contar con el permiso correspondiente de la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía, pero la idea del Ayuntamiento «siempre ha sido poner en valor los hallazgos existentes en esta zona de la ciudad», argumenta.

«Llevamos años negociando con la anterior propietaria la adquisición del solar para su apertura al público», ha relatado Mula, que recuerda que los terrenos estaban a nombre de una sociedad que ni siquiera aceptó la declaración de BIC porque la intención de ellos era desarrollar urbanísticamente el área. Tras «muchas reuniones y negociaciones», la parcela es hoy de titularidad pública.

Las tareas de las últimas semanas se complementan con labores de limpieza y retirada de restos vegetales y broza, ya que la finca estaba totalmente abandonada y la intención del equipo de gobierno es ponerla en valor y abrirla al público para así facilitar el acceso a la historia y la cultura a todo aquel que lo desee. En ello insistió la alcaldesa, que ha comentado que quieren ir más allá del estudio de este espacio arqueológico, ya que estos trabajos se enmarcan en un proyecto de recuperación y puesta en valor de lugares históricos que culminará con la apertura al público de la parcela, para que los fuengiroleños y, en general todo aquel amante de la cultura que lo desee; «descubra más detalles del pasado histórico tan rico y variado de nuestra ciudad», ha apuntado.

Posteriormente, y en aras de que este proyecto abra sus puertas al público resaltando el «encanto y el interés» de los restos arqueológicos será necesario acometer en el vallado perimetral de la finca y la creación de una zona de acceso.