Cae en Fuengirola un clan familiar que utilizaba a menores para trasladar droga

Material y dinero incautados./Policía Nacional
Material y dinero incautados. / Policía Nacional

Los miembros de la organización habían ocupado de manera ilegal varias viviendas en las que los compradores presuntamente adquirían y consumían cocaína y heroína

EFE

Siete personas, entre ellas un menor, han sido detenidas por la Policía en Fuengirola como presuntas integrantes de un clan familiar dedicado a la venta de cocaína y heroína que utilizaba a menores para trasladar la droga de un lugar a otro.

La investigación se inició tras tener conocimiento de que, en el centro de la localidad, un grupo de personas pertenecientes a una misma familia había ocupado unas viviendas de manera ilegal, ha informado hoy la Policía en un comunicado.

Al lugar acudían los compradores para adquirir y consumir las dosis de droga, y existían quejas vecinales debido a los comportamientos incívicos de algunas personas que se acercaban a los casas y que, entre otras actitudes, aparcaban en doble fila y llegaban a discutir y pelearse en plena calle a cualquier hora del día y de la noche, según apunta la Policía.

Tras varias pesquisas los investigadores localizaron tres pisos ocupados presuntamente ilegal por una familia y, centrada la investigación en torno a los moradores de los inmuebles, los agentes averiguaron que todos ellos pertenecían a una misma familia.

Al parecer, habían elaborado una compleja organización criminal liderada por una mujer que, además, era la encargada de cortar la droga y preparar las dosis, labor que era desarrollada en una vivienda cercana que utilizaban como «guardería».

Para la distribución de la droga a los pisos, la red utilizaba presuntamente a varios de sus miembros, preferentemente menores de edad, que además realizaban labores de vigilancia y traslado.

Los investigados, además, tenían controlado el tiempo que empleaban desde la guardería hasta los puntos de venta, de manera que, si por cualquier motivo se demoraban, otros miembros salían inmediatamente en su apoyo y control.

En la operación se han practicado tres registros en los que se han intervenido, entre otros efectos, 85 gramos de cocaína, 2,3 de heroína, 34 de hachís, dos balanzas de precisión, una motocicleta y 1.204 euros en efectivo.