Fomento se compromete a reducir el plazo de obras en el kilómetro 222

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Las obras de remodelación del acceso a Arroyo de la Miel, en el concurrido kilómetro 222 de la A-7, siguen enfrentando al PSOE y el PP. Los populares, bajo cuyo mandato se adjudicó el proyecto tras años de compromisos incumplidos, solicitaron en marzo una reducción en el plazo de ejecución de los trabajos en una horquilla de 18 a 36 meses. Las obras se prolongarán, según la hoja de ruta establecida, durante más de 50 meses. El alcalde, Víctor Navas (PSOE) alegó entonces que el plazo propuesto por el PP era demasiado largo y podía reducirse hasta los 12 meses. Ahora el Ministerio de Fomento se ha comprometido, a través de una respuesta parlamentaria, a acortar el período de obras hasta una horquilla de entre 18 y 24 meses.

El diputado socialista Miguel Ángel Heredia recuerda que los más de 50 meses de duración de las obras «fueron previstos por el anterior Gobierno del PP». La remodelación de este acceso ha sido una de las armas políticas más utilizadas por Navas, primero por la falta de licitación y por los retrasos en el inicio de los trabajos y después por su duración. Tras la moción de censura, cuando el PSOE accedió al Gobierno central, el primer edil silenció momentáneamente sus reivindicaciones, posición que fue criticada por los populares. En respuesta, Navas compareció junto a Heredia para escenificar su «compromiso» con la reducción del plazo de ejecución de las obras en este punto negro.

«Incongruencias»

El candidato del PP, Juan Antonio Lara, critica «las incongruencias» de Navas, en referencia al «cambio de actitud» frente a la propuesta de concluir las obras en un plazo cercano a los 24 meses. Por su parte, el alcalde alega «no haber cambiado de criterio y seguir defendiendo la reducción de los plazos se encuentre quien se encuentre en Moncloa».

Los trabajos pondrán punto y final a las retenciones que cada día se producen en horas punta, cuando cientos de conductores invaden el arcén durante varios kilómetros hasta tomar el desvío mientras a su izquierda el resto de vehículos circulan a velocidades propias de una autovía, sin posibilidad de mantener la distancia obligada por ley y aumentando el riesgo de accidentes. Esta situación ha provocado que el temido kilómetro 222 sea uno de los peores puntos negros de la provincia. Tras las obras, el acceso a Arroyo de la Miel será independiente y contará con dos carriles y una glorieta similar a la que fue construida en la entrada a Plaza Mayor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos