Los dueños de los perros de Benalmádena, obligados a llevar agua para lavar los orines

Víctor Navas inició ayer la campaña informativa con los voluntarios de Dog's Club. /SUR
Víctor Navas inició ayer la campaña informativa con los voluntarios de Dog's Club. / SUR

La medida del Ayuntamiento se suma a la obligatoriedad de registrar el ADN canino bajo una amenaza de multa

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

La guerra del Ayuntamiento de Benalmádena contra el incivismo de algunos dueños de mascotas ha dado esta semana un paso más allá. Tras aprobarlo hace unos meses, el Consistorio ha anunciado que ya está en vigor la ordenanza que afecta a los orines de los canes, que deberán ser limpiados bajo amenaza de una multa.

Coincidiendo con su entrada en funcionamiento, el alcalde, Víctor Navas; y la concejala de Sanidad, Alicia Laddaga, informaron ayer de esta ordenanza municipal sobre la protección, bienestar, tenencia responsable de animales y animales potencialmente peligrosos, para la inclusión en su articulado de la obligación de los propietarios de llevar una botella con agua jabonosa cuando pasean a sus mascotas para reducir el efecto de las micciones caninas en la vía pública.

Según argumentaron, el propósito de esta modificación es contribuir a tener la ciudad más limpia. «Todos tenemos que ser responsables y respetuosos en la convivencia, ya que los vecinos no tienen por qué padecer la presencia de micciones o heces en la puerta de sus viviendas o comercios», explicó el alcalde.

Esta entrada en vigor coincide, precisamente, con la obligatoriedad de registrar el ADN canino, también establecido en la ordenanza. El objetivo es triple: evitar la pérdida de animales; el control de las heces no recogidas de la vía pública por ciudadanos incívicos; y para prevenir el abandono animal.

El alcalde insistió en lanzar a la ciudadanía un mensaje de «respeto y convivencia». Así, a partir de hoy la Policía Local llevará una circular para informar a los propietarios de mascotas sobre su nueva obligación de llevar una botella con agua jabonosa cuando saque a pasear a su perro. Pasado este periodo de información y concienciación de la ciudadanía, la Policía Local empezará a multar a los propietarios que no porten la botella con agua jabonosa durante los paseos a sus mascotas.

Para esta campaña, el Ayuntamiento está contando con la colaboración del comercio local de calle Velarde Dog's Club. «Es importante su ayuda en la labor informativa y de concienciación, repartiendo de manera gratuita entre la ciudadanía prácticas botellas para llevar el agua jabonosa que pueden colgarse directamente en la correa, y así no tener que acarrearla», señaló el primer edil.

Por su parte, la concejala de Sanidad recordó que Benalmádena es una ciudad «con muchísimos días de sol», motivo por el que la orina se seca rápidamente sobre la vía pública si no se diluye, provocando problemas de malos olores e insalubridad. «Diluyendo las micciones con agua jabonosa evitamos este problema y hacemos la convivencia más llevadera», sostuvo.

Laddaga realizó un llamamiento a aquellos propietarios que todavía no han realizado la extracción del registro genético de sus mascotas para que lo hagan cuanto antes, porque no tenerlo tampoco les evitará una posible multa. «Cuando se hace la extracción el veterinario lo suma al microchip, y la Policía Local con sus lectores de chip pueden determinar al momento qué propietarios no han realizado dicho registro», desgranó sobre el funcionamiento de la ordenanza.

«Entre todos vamos a mantener un mejor civismo para la convivencia: a todos nos gustan las mascotas, pero también tenemos que ser responsables», sentenció la responsable municipal de Sanidad.

Hace unos días, esta misma edil recordó que desde junio de 2018 hasta septiembre de 2019 tuvo lugar el periodo voluntario de extracción y registro del ADN canino de las mascotas, gracias a la colaboración del Colegio de Veterinarios de Málaga.

Tal como apuntó entonces, el ADN canino constituye una huella genética «imborrable e inalterable», a través de la cual se puede identificar quién es el dueño de la mascota, constituyendo así una herramienta eficaz para combatir el maltrato animal y el abandono, y para sancionar a los propietarios incívicos que no retiran de la vía pública las heces caninas de sus perros.