Un conductor de autobús se paró para intentar apagar un coche ardiendo con un extintor