Cinco policías heridos al reducir a dos hombres que les atacaron con catanas en Torremolinos

Cinco policías heridos al reducir a dos hombres que les atacaron con catanas en Torremolinos

Los agentes tuvieron que protegerse con taburetes y uno de ellos llegó incluso a efectuar un disparo ante los intentos de agresión de los detenidos

JUAN CANO y ALBERTO GÓMEZMálaga

Cinco policías han resultado heridos de diversa consideración al reducir a dos hombres que les atacaron con catanas en la puerta de un bar de Torremolinos, donde los delincuentes se habían parado a tomar algo tras asaltar un domicilio y amenazar a una mujer que estaba en la casa con varios niños. Los agentes se vieron obligados a usar taburetes como escudo para protegerse y uno de ellos tuvo incluso que efectuar un disparo para repeler la agresión.

La secuencia de los hechos arranca poco después de la medianoche del domingo al lunes en una calle de Torremolinos, adonde acudieron varias dotaciones por un aviso de una reyerta. Al llegar, los agentes –fue una actuación conjunta de Policía Local y Nacional– se entrevistaron con una mujer, quien les contó que minutos antes dos encapuchados habían entrado en su casa armados con catanas tras forzar la puerta de acceso y le habían amenazado tanto a ella como a los niños. Mencionaron un televisor y un nombre. Según la víctima, los asaltantes huyeron al saber que habían llamado a la policía. Testigos aportaron el coche empleado en la huida: un Peugeot 206 de color gris.

Tras una batida que se prolongó unos 15 minutos, una patrulla localizó el coche aparcado en la puerta de un bar de la avenida Carlota Alessandri. Dentro, en una mesa, los policías encontraron a los sospechosos y les pidieron que les acompañasen fuera del local. Solo uno salió inicialmente. Desde la puerta, este último escuchó vociferar a su amigo, y empezó a ponerse violento. Según fuentes policiales, reaccionó con agresividad y se enfrentó a los funcionarios empuñando un podadera y un cuchillo. Mientras lo reducían, el individuo gritó: «Os voy a matar, ahora es cuando saco la pistola y os voy a matar».

La situación más tensa estaba aún por llegar. En esos momentos, el segundo sujeto salió de bar y sacó una catana que llevaba en la espalda, además de un estilete, y se enfrentó con ambas armas blancas a los policías, que tuvieron que pedir refuerzos a sus respectivas salas de coordinación. Hasta una decena de efectivos llegaron a congregarse en el lugar.

Durante 20 minutos

Según las fuentes, el individuo intentó agredir en numerosas ocasiones a los policías con la catana, impidiendo que se acercaran a él, al tiempo que se autolesionaba en la cara y el cuello. La situación se prolongó durante 20 minutos. Uno de los policías, dados los reiterados intentos de agresión, llegó a efectuar un disparo contra el sujeto, que no llegó a alcanzarle. Finalmente, los agentes, protegiéndose con taburetes y haciendo uso de sus armas reglamentarias, entre ellos 'sprays' de defensa, consiguieron llegar hasta él y reducirlo. No obstante, hasta cinco policías, entre locales y nacionales, requirieron asistencia sanitaria por lesiones sufridas al inmovilizar a ambos. El segundo individuo también resultó herido y fue operado, aunque su vida no corre peligro.

Se trata de la segunda agresión que sufre un policía local de Torremolinos en menos de cuatro días. El Juzgado de Instrucción número 2 de esta localidad envió el sábado a prisión provisional, sin fianza, a la mujer que rajó la cara de un agente que trataba de mediar en una reyerta producida el viernes pasado en un bar de La Nogalera. El policía, que se encontraba fuera de servicio, fue golpeado con un vaso de cristal y necesitó 20 puntos de sutura en la cara. La agresora tiene un antecedente por homicidio imprudente, hecho por el que fue condenada a tres años de cárcel, sentencia que ha recurrido.

 

Fotos

Vídeos