Cerca de 680 usuarios recurren a los servicios municipales de drogodependencia

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

Más atenciones por adicciones. Ese es el balance negativo de la situación en Fuengirola, al menos a tenor de la información aportada esta semana por el concejal de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Fuengirola, Francisco José Martín, que ofreció una rueda de prensa acompañado por José Torroba, representante de la asociación Alternativa-2, para informar del trabajo realizado por dicha entidad durante el año 2017 en la ciudad. Sólo en este periodo se prestó atención a 679 pacientes, de los cuales 185 fueron nuevos ingresos que precisaron tratamiento por dependencia de sustancias como alcohol (36%), cocaína (30%), cannabis (25%) u opiáceos como la heroína (5%), entre otras sustancias.

Según detalló Torroba, en 2017, a través del programa de prevención del consumo de drogas legales e ilegales o comportamientos adictivos, dirigido especialmente a adolescentes y jóvenes con alto riesgo de exclusión social y a sus familias, se ha atendido a un total de 25 familias y el 80 % de los usuarios continúa en el programa de prevención de seguimiento a largo plazo. «Siempre tenemos que prever la posibilidad de que haya una evolución no tan favorable», explicó.

En cuanto al programa de tratamiento ambulatorio, Torroba ha explicado que es el programa asistencial más importante, y que en el año 2017 han tenido a 679 pacientes en actividad, es decir en proceso de tratamiento en cualquiera de sus fases, lo que ha supuesto un incremento del 8,5% más que en el año 2016. De estos 679 pacientes, 185 han sido pacientes de nuevo ingreso y de ellos, el 23% son mujeres y el 76 % restante, hombres. Por otro lado, un total de 133 pacientes han recibido al alta terapéutica.

Tratamiento

Sobre los 185 pacientes de nuevo ingreso que han iniciado su tratamiento a lo largo de 2017, Torroba explicó que el tipo de conducta adictiva por la que han demandado asistencia ha sido el alcohol en un 36%, menos del 30% cocaína, el 25% aproximadamente ha sido por cannabis y cerca del 5% por opiáceos como la heroína.

«Es importante destacar que el inicio de consumo de estas personas, junto con el inicio de la demanda de tratamiento es un dato que resulta significativo, y en el caso del alcohol por ejemplo, las personas comienzan a consumir alcohol a los 15 o 16 años, pero tardan mucho en demandar tratamiento y no es hasta los 40 años o más cuando inician tratamiento», explicó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos