Benalmádena se vuelca con un matrimonio y sus dos hijos que lo perdieron todo en un incendio la noche de Reyes

Ngone, Mohamed, Marem y Ousmane, antes del suceso/SUR
Ngone, Mohamed, Marem y Ousmane, antes del suceso / SUR

La familia, de origen senegalés, tuvo que salir corriendo «con lo puesto y sin zapatos», por lo que el centro en el que estudian los menores, ha organizado colectas de ropa y alimentos

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

Eran poco más de las siete de la tarde del 5 de enero. Ousmane y Ngone veían la televisión junto a sus hijos, Mohamed, de seis años, y la pequeña Marem, de cuatro. Sin previo aviso empezaron a escuchar unos golpes: «¡Boom, boom, boom! y empezó a llenarse todo de fuego», explica Ousmane. Salieron corriendo, «con lo puesto y sin zapatos». Cuando llegaron los bomberos el piso se había calcinado por completo y las llamas habían dejando a la familia en la calle, sin ni siquiera un teléfono móvil con el que buscar ayuda. Fue en este momento en el que el lado más solidario de Benalmádena se puso en marcha, desencadenando un movimiento social que ha llegado a todos los rincones del municipio.

Los primeros en reaccionar fueron los Servicios Sociales del Ayuntamiento, que se están haciendo cargo de un hostal para que la familia tenga donde pasar la noche. Pero la gravedad de la situación va mucho más lejos que el simple hecho de pasar la noche bajo techo. «Los niños han perdido toda la ropa, no tenemos nada», insiste el padre con un nudo en la garganta. Cáritas, Cruz Roja y Asís están colaborando con el Consistorio, según explican fuentes municipales, para «garantizar los medios de subsistencia» de los afectados.

Estado en el que quedó la casa.
Estado en el que quedó la casa.

La historia conmovió a los compañeros de clase de Mohamed y Marem en las aulas del IES La Paloma. Tanto los alumnos como los padres se enteraron de lo que había sucedido, y de la precaria situación en la que el matrimonio se había quedado. Varios mensajes después, los padres pasaron a la acción. Irene Becerril, miembro del AMPA del centro, explica a SUR que al principio comenzaron a movilizarse de forma no organizada, en el círculo más cercano. «Todo el mundo lo sabía pero realmente no eran conscientes de la situación hasta que el pobre Mohamed fue un día a clase con ropa que tenía quemaduras».

Lo que había empezado como una colecta a pequeña escala se expandió por todo el colegio con el AMPA al frente. El director del CEIP La Paloma, Tomás Rueda, explica que se ha habilitado un espacio para recibir y almacenar la ropa donada, ya que en el hostal no tienen armario. También se han colocado huchas por todo el centro para que las familias hagan pequeños donativos. Pero la historia no acaba ahí, matiza el director: «Estamos empezando a recibir la ayuda de otros colegios y vecinos que nada tienen que ver con nosotros; se han enterado y quieren ayudar».

Así quedó el hogar de la familia.
Así quedó el hogar de la familia.

Para Rueda, lo más llamativo de todo el caso está en la respuesta de los compañeros de los pequeños afectados. «El otro día Mohamed vino a clase con un chándal en condiciones y era alucinante ver las caras de los demás niños, se podía ver la satisfacción de haber ayudado». Esos valores que estos días recorren el centro educativo son «los que siempre se trabajan en clase», solo que esta vez «se pueden ver», apunta el director, que hace hincapié en la importancia de la movilización que ha llevado a cabo el AMPA para ayudar a la familia.

Ese espíritu de colaboración conmueve a Ousmane, que asegura que lo han pasado muy mal pero que la ayuda recibida por tanta gente les hace sentir «mucho mejor». La ropa para sus hijos es lo más importante, aunque también han perdido otras cosas que les impedirán trabajar: ambos poseen un pequeño negocio ambulante de artesanía con el que mantienen a la familia desde hace once años, momento en el que llegaron de su Senegal natal. La familia dice sentirse «muy agradecida» con todos los que, conocidos o no, están volcándose con ellos.

Servicios Sociales mantendrá el hostal para la familia hasta el próximo día 15. El concejal del área de Bienestar Social, Javier Marín, está siguiendo el caso de cerca, y el Ayuntamiento evaluará de nuevo la situación cuando finalice el plazo para determinar los pasos a seguir.