Benalmádena permitirá vender comida fuera de las casetas para frenar las críticas de los feriantes

Imagen de archivo de la Feria de San Juan. /SUR
Imagen de archivo de la Feria de San Juan. / SUR

El Ayuntamiento sofoca las molestias ocasionadas por limitar la venta de alcohol y ofrece una alternativa a los dueños de los puestos ambulantes

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

El Ayuntamiento de Benalmádena zanjó a última hora su polémica con los feriantes tras prohibir la venta de alcohol fuera de las casetas en la Feria de San Juan de Arroyo de la Miel, que comienza mañana. Esta medida había provocado malestar entre los vendedores ambulantes que tradicionalmente habían instalado puestos durante estas fiestas, una protesta sofocada por el Consistorio, que como propuesta de consenso ha planteado la posibilidad de que estos feriantes vendan comida, aunque en ningún caso bebidas alcohólicas. Fuentes municipales recuerdan que la prohibición de vender alcohol fuera de las casetas ha sido una iniciativa acordada por todos los partidos políticos con la Policía Local para reforzar la seguridad durante la feria y evitar la venta de alcohol a menores.

Aunque en un primer momento también se alegó que esta limitación en la venta de alcohol obedecía a la necesidad de retirar los puestos situados en la calle porque dificultaban la entrada y la salida de los vehículos de emergencia al recinto ferial, el Ayuntamiento finalmente ha cedido ante las protestas articuladas por algunos de estos vendedores, que trasladaron sus críticas contra el Área de Festejos a las puertas del edificio consistorial durante la última sesión plenaria. La coalición de gobierno finalmente ha aceptado la propuesta de los feriantes, que reclamaban la posibilidad de vender comida y bebidas sin alcohol.

Uno de los feriantes afectados, Miguel García, lleva casi tres décadas trabajando en la Feria de San Juan en un puesto que este año le fue denegado pese a haber abonado las tasas de ocupación en vía pública, según explicó a este diario. García ha aceptado la alternativa propuesta por el Ayuntamiento, que por el momento no ha recibido más solicitudes para instalar puestos de comida en el recinto ferial.

No es la única polémica a la que ha tenido que hacer frente el Ayuntamiento de Benalmádenta antes del inicio de la feria. El Consistorio aclaró ayer que, por la experiencia de años anteriores, ha trasladado los baños públicos «para corregir los problemas de olores». Pese a las quejas de algunos vecinos por la cercanía de estos baños, fuentes municipales recuerdan que están ubicados a una distancia mínima de 14 metros respecto a las viviendas más cercanas.

Con motivo del quinto aniversario de la feria de día, la programación de este año contará con actuaciones de Who killed the DJ y Roberto Cantero, saxofonista de Chambao. También pasarán por Arroyo de la Miel grupos como Kalima, Alboreá, Rompeolas, Trenzao, Querencia, Durmiendo sola, Ziryab (Tributo a Triana) o Jaime 'El Estampío' con su tributo a Gypsy Kings.

La feria, que se prolongará hasta el próximo sábado, contará también con la presencia de 14 establecimientos de hostelería de la localidad, dos más de los que participaron el año pasado. En las casetas, como matizan desde el Ayuntamiento, sí estará permitida la venta de alcohol.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos