Benalmádena inicia una campaña contra el uso de las cachimbas

El consumo se ha extendido a numerosos bares y locales que tienen horario nocturno./Iván Gelibter
El consumo se ha extendido a numerosos bares y locales que tienen horario nocturno. / Iván Gelibter

Desde la concejalía de Sanidad aseguran que el consumo de una hora de esta pipa de agua equivale a fumar dos cajetillas de tabaco

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

El uso de las cachimbas en los bares –esa pipa de agua que procede de países como Turquía– se ha hecho popular en toda España en estos últimos años. Ya se cuentan por centenares los locales que los ofertan en la provincia de Málaga –y que se reconocen nada más entrar por su profundo olor característico–; y aunque a diferencia del tabaco se suele fumar en el interior de estos establecimientos (a pesar de estar prohibido), es igual de perjudicial.

Precisamente por ello, la concejala de Sanidad del Ayuntamiento de Benalmádena, Alicia Laddaga, acompañada por María Dolores Llamas, gerente del distrito sanitario de la Costa del Sol y Javier Marín, concejal de Seguridad, han presentado esta semana en las dependencias del Consistorio una campaña informativa y de concienciación sobre el uso de estas cachimbas.

Laddaga destacó la importancia de hacer llegar a los padres lo perjudicial que puede llegar a ser para los menores de edad el uso de cachimbas, a pesar de su aparente inocuidad. La edil desgranó que una sesión de una hora de cachimba equivale al consumo de dos paquetes de tabaco y explicó que para su combustión se emplean carbón u otras sustancias que emiten compuestos tóxicos, como el alquitrán. Asimismo, recordó que producen gases «todavía más perjudiciales» que el tabaco convencional.

El concejal de Seguridad avanzó que se prestará especial atención a que se cumpla la normativa

«Hay una serie de mitos y falsedades sobre las cachimbas que debemos desterrar», argumentó. «Es falso que sean inofensivas, emiten compuestos tóxicos, producen 10 veces más monóxido de carbono que el tabaco convencional y existen riesgos de transmisión de enfermedades respiratorias y bucodentales si se comparten las boquillas», insistió la edil de Sanidad, que recordó a los ciudadanos que es una infracción grave la venta o entrega a menores de productos del tabaco; que su consumo por parte de menores de edad constituye una infracción grave que viene recogida en el artículo 3 de la Ley 28/2005; y que no se deben fumar en lugares cerrados.

De esta manera, la concejalía anunció que emitirá información sobre las cachimbas mediante una serie de folletos que se distribuirán en los colegios e institutos y que técnicos del área procederán a visitar los establecimientos en los que se produzca el consumo de cachimbas con el fin de informar sobre sus riesgos para la salud.

En este sentido, Javier Marín, concejal de Seguridad del Ayuntamiento de Benalmádena, agradeció el trabajo del Distrito Sanitario de la Costa del Sol en materia de prevención del tabaquismo y quiso dejar claro que se sancionará a los locales o establecimientos en que no se cumpla la normativa o se detecten irregularidades en el consumo de las cachimbas. «La Policía Local cuenta con el total apoyo de la concejalía a la hora de hacer que la normativa se cumpla», señaló

Por su parte, María Dolores Llamas, responsable del Distrito Sanitario de la Costa del Sol, destacó también el carácter dañino del consumo de la cachimbas y encuadró esta campaña informativa en el ámbito del Plan Andaluz de Prevención del Tabaquismo, cuyo grupo de trabajo, según explicó, continúa con su labor en la línea de promover hábitos de vida saludables.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos