El PP arropa a Ana Mula en el «bastión» electoral de la provincia

Esperanza Oña, Juanma Moreno, Ana Mula y Elías Bendodo, en el inicio del acto de ayer. :: i gelibter/
Esperanza Oña, Juanma Moreno, Ana Mula y Elías Bendodo, en el inicio del acto de ayer. :: i gelibter

La alcaldesa de Fuengirola presenta su candidatura a la Alcaldía blandiendo la bandera de la ilusión, el trabajo «bien hecho» y el gasto social

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

Las elecciones de 2015 dejaron al PP con un panorama irregular. A pesar de haber ganado en número de votos en la mayor parte de los grandes municipios de la provincia de Málaga, el desgaste de muchos de sus alcaldes y alcaldesas les hizo perder varias mayorías absolutas, y por ende el poder municipal. Ese no fue el caso, sin embargo, en Fuengirola, única gran ciudad -junto a Estepona- en la que los populares mantuvieron el liderazgo sin alternativas serias y sin que la oposición tuviera capacidad de echarles del gobierno con un pacto a varias bandas.

Primero fue el territorio en exclusiva de Esperanza Oña; y ya en 2015 fue su sucesora, Ana Mula, la que volvió a reunir una enorme mayoría social en torno a su figura y a su partido. Ayer fue el momento elegido para 'celebrar' (hace meses que se hizo el anuncio) de que esta abogada que lleva 25 años en política municipal volverá a ser la candidata a mantener el bastón de mando. Y lo hizo como el PP hace las cosas en Fuengirola: con el boato que pueden permitirse a sabiendas de que daba igual el escenario elegido, que siempre lo iban a llenar. Aquí nunca han tenido los complejos de otros tiempos electorales en los que los partidos (todos) han escondido sus siglas. A Mula no le hizo falta, como tampoco le hizo falta ocultar la visibilidad de la enseña nacional. Como todo acto que celebra el partido que aún dirige Oña, éste terminó con una enorme bandera de España que ondeaba en la pantalla mientras sonaba el himno nacional.

Acompañada de la propia Oña, el presidente provincial del PP, Elías Bendodo; su homólogo en Andalucía, Juanma Moreno, y el alcalde Estepona, José María García Urbano -entre otros-, Mula pivotó su discurso en tres epígrafes clave que a su juicio han permitido que Fuengirola sea hoy una «gran ciudad». El primero de ellos fue el gasto social. «En estos años de gobierno nos hemos ocupado de las personas», sostuvo. «Creemos en las personas y nadie nos puede quitar la bandera de que hemos sido quién más apoyo ha dado a los que más lo necesitan», aseguró, para admitir que hacen menos propaganda, pero que trabajan «más y mejor» que otras formaciones.

La segunda característica de su mandato -continuó el discurso- es que han hecho un «buen trabajo». «A Fuengirola le va bien con el PP. Y quiero recordar que jamás ha habido un caso de corrupción en 26 años de gobierno. Somos honestos, honrados y humildes; mientras que otros partidos que están ahora de moda se ponen siempre de perfil, nosotros vamos de frente», señaló.

El tercer aspecto, algo más abstracto, fue el que le permitió dar uno de los grandes anuncios de la noche. «Tengo la ilusión por seguir avanzando, porque juntos lograremos una mejor ciudad», exclamó. Así, aprovechó para anunciar que el hecho de haber elegido las instalaciones del Puerto Deportivo no era fruto de la casualidad. «Aquí va a empezar todo. Aquí en nuestro puerto viejo os digo que la remodelación va a ser una realidad. Tras 25 años acumulando negativas el Puerto se va a ampliar y mejorar; ya hemos iniciado los trámites, y antes de que haya elecciones en Andalucía espero poder firmar toda la documentación para que en un futuro tengamos un puerto nuevo», anunció entre los vítores de los centenares de personas que se agolpaban en este acto electoral. Al respecto de esta ampliación y mejora, fuentes municipales consultadas posteriormente explicaron que el Ayuntamiento ha remitido a la Junta la propuesta de convenio que regirá el proceso y los pasos para llevar a cabo las obras de renovación del puerto. «Por tanto, se esperará a la respuesta de la Junta», matizaron.

«Yo he sido una 'kelly'»

El discurso de Mula, con un enorme contenido político pero también emocional, la llevó a hablar de sus orígenes. Calificó a su madre -que fue enfocada por la realización del acto- como una «heroína», y recordó que ella, mientras estudiaba la carrera, trabajó limpiando pisos y hoteles. «Yo he sido camarera de piso; he sido una 'kelly' y por eso las entiendo tan bien», afirmó ligeramente emocionada.

Arropada por la flor y nata del PP en la Costa del Sol, Mula fue descrita como una «gran alcaldesa» y como un «ejemplo» por las tres intervenciones previas. El presidente del PP de Málaga, Elías Bendodo, fue quizá uno de los más vehementes. «Dicen que Fuengirola es el bastión del PP, y eso para mí es un orgullo. Queremos que a Juanma se le pegue la fuerza y las ganas del PP de Fuengirola para ganar las elecciones en Andalucía. Tenéis al frente a dos mujeres de bandera; a dos banderas de este partido», afirmó tras nombrar en varias ocasiones tanto a la propia Ana Mula como a Esperanza Oña.

Cogiendo el testigo unos minutos después, Juanma Moreno sostuvo que Fuengirola «es un espejo al que mirarse». «Primero con Esperanza en los años más difíciles; y ahora con Ana cuando esta ciudad es una referencia. Tenemos una fórmula de éxito cercana a los vecinos; Fuengirola tiene un brillo y una dinámica especial, y estoy convencido de que vamos a volver a ganar las elecciones con mayoría absoluta», sentenció, mientras el público se ponía de pie para ovacionar al tándem Oña-Mula; uno de los 'tickets' electorales más rentables de toda Andalucía.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos