Arrestan al hombre buscado por la muerte de otro al que dio un puñetazo en Fuengirola

La víctima, Mario Sauco (izquierda), y el presunto agresor, un ciudadano inglés de 45 años./SUR
La víctima, Mario Sauco (izquierda), y el presunto agresor, un ciudadano inglés de 45 años. / SUR

Agentes de la Policía Nacional detuvieron el viernes en el aeropuerto al presunto agresor, un británico al que intentaban localizar desde agosto

JUAN CANO y ALVARO FRÍASMálaga

Tres meses después de la muerte de Mario Sauco (65 años), que falleció tras recibir un puñetazo en una calle de Fuengirola, la Policía Nacional ha logrado detener al presunto autor de la agresión. Se trata de un ciudadano inglés de 45 años que regresó a su país con su familia al día siguiente de ocurrir los hechos y que el pasado viernes volvió a Málaga, al parecer, para entregarse.

Los investigadores lo arrestaron en el aeropuerto, nada más bajarse del avión, ya que había una orden de busca y captura contra él. Los agentes lo interrogaron en comisaría y después lo dejaron en libertad, por orden judicial, bajo la advertencia de que debía comparecer este lunes en el Juzgado de Instrucción número 4 de Fuengirola, que investiga el caso.

Fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) confirmaron que el británico declaró el lunes ante el juez, que le investiga por un delito de homicidio por imprudencia. Quedó de nuevo en libertad con la obligación de comparecer en el juzgado cuando se le requiera.

El caso de Mario Sauco trascendió primero en las redes sociales, donde su familia hizo un llamamiento para identificar al agresor, ya que un testigo había tomado una foto de él en el lugar –la calle Víctor de la Serna– y el día de los hechos, que ocurrieron a las 23.40 horas del 4 de agosto. El agresor, al que los testigos describieron como un hombre de complexión fuerte que vestía una camiseta roja, venía siguiendo a Mario por la calle e increpándolo tras un incidente que, al parecer, habían tenido en un bar. Cuando lo alcanzó, le propinó un puñetazo que hizo a Mario caer desplomado, golpeándose la cabeza contra el suelo. Después, el propio agresor intentó incorporarlo, pero al ver su estado, huyó del lugar. Mario ingresó en el hospital y, tras 10 días en coma, falleció.

 

Fotos

Vídeos