Un concejal de Podemos declara hoy como investigado por presuntas amenazas

Enrique García y otras cinco personas, entre ellas una asesora del Ayuntamiento, fueron acusados de un delito leve por un excompañero

A. GÓMEZ

El concejal de Vivienda y Rescate Ciudadano de Benalmádena, Enrique García, declara hoy como investigado por un presunto delito leve de amenazas. El edil de Costa del Sol Sí Puede (CSSP), partido instrumental de Podemos, fue acusado por su excompañero Teodoro Sánchez de irrumpir en una reunión, junto a cinco personas más, entre ellas su pareja y un cargo de confianza del partido, todos ellos igualmente investigados, «en actitud muy agresiva, gritando, amenazando e insultando y diciendo que no nos podíamos reunir como Podemos». Aunque la denuncia fue interpuesta inicialmente por la vía penal por supuestos delitos de prohibición del ejercicio de derechos cívicos, coacciones, amenazas y desorden público, el Juzgado de Torremolinos desestimó la querella, posteriormente reducida a una demanda por presuntas amenazas.

La jueza que lleva el caso abrió diligencias previas y, en su auto, sostiene que los hechos relatados «pueden revestir de delito leve». García, con quien este periódico se puso en contacto ayer, reconoce que «se levantó la voz por ambas partes» aunque alega que tanto él como el resto de investigados se marcharon «cuando una persona del edificio Innova (donde se produjo la reunión) nos llamó la atención por el ruido que estábamos haciendo, antes de que llegara la Policía Local».

La aceptación por parte de los concejales de Costa del Sol Sí Puede de dedicaciones exclusivas y salarios propios del equipo de gobierno pese a estar inicialmente en la oposición -meses después pasaron a gobernar en coalición con el PSOE, IU, Alternativa por Benalmádena y tres concejales no adscritos- dividió al Consejo Ciudadano de Podemos en junio de 2015, tras la constitución de la corporación local. Las voces más críticas de la formación morada acusaron a García y Juan Ramón Hernández de «haber vendido su labor en la oposición a cambio de sueldazos y de ser perros lazarillos del alcalde». Por su parte, García defiende que algunos de los investigados «ni siquiera abrieron la boca» durante la reunión y achaca la denuncia a intereses políticos «por el hecho objetivo de que si yo dejara mi acta, Teodoro (el denunciante y número tres de Costa del Sol Sí Puede en Benalmádena) sería concejal».

Sánchez aportó como pruebas los testimonios de seis testigos y un mensaje de uno de los investigados: «Como te metas conmigo impropiamente comprenderás qué significa un adversario político en toda su dimensión. No estoy a tu alcance, me muevo en un nivel muy diferente». La escisión más crítica del partido mantiene que los ediles de Costa del Sol Sí Puede «no representan los valores éticos y de transparencia» del partido liderado por Pablo Iglesias.

 

Fotos

Vídeos