El PP denuncia que el alcalde de Benalmádena actuó en un local sin licencia de música en directo

Víctor Navas, vocalista y bajo del grupo Cucaracha Dandí /
Víctor Navas, vocalista y bajo del grupo Cucaracha Dandí

La Policía Local se personó durante el concierto de Cucaracha Dandí, la banda en la que Navas es vocalista y bajo eléctrico, para alertar sobre el ruido

ALBERTO GÓMEZ

El Partido Popular de Benalmádena denunció ayer que el alcalde, Víctor Navas, actuó el pasado fin de semana en un local sin licencia de música en directo. El regidor es vocalista y bajo eléctrico del grupo Cucaracha Dandí, que acaba de sacar al mercado su tercer disco, Parafraseando. Los populares aseguran que la banda malagueña tocó el sábado en un bar «cuyas condiciones acústicas y de seguridad no permiten conciertos». El pub, situado en Arroyo de la Miel, está calificado como «bar con música», según el informe técnico emitido por el Área de Aperturas del Ayuntamiento en agosto de 2014. La normativa establece que este tipo de locales pueden emitir música pregrabada siempre que no supere los noventa decibelios ponderados. El pub debería tener un permiso especial o figurar como «sala de fiesta», y no como bar con música, para organizar actuaciones en directo.

Una patrulla de la Policía Local se personó en el local durante la actuación de Navas para alertar sobre las molestias por ruido y el concierto finalizó «minutos después». Este periódico se puso ayer en contacto con el propietario del bar, que asegura que los agentes se marcharon enseguida: «Estamos en un polígono industrial precisamente para no molestar a nadie, y en dos años nunca habíamos recibido una queja».

Los populares, sin embargo, consideran que el hecho resulta «absolutamente reprobable, sobre todo cuando el alcalde lleva meses decretando el cierre de establecimientos, muchos de ellos en Puerto Marina, por no tener licencia para emitir música en sus terrazas». La formación liderada por Paloma García Gálvez califica de «cacicada» la actuación de Navas, a quien acusa de «saltarse la ley a la torera para dar un concierto».

«La normativa debe ser igual para todos, pero el gobierno de Navas actúa como si Benalmádena fuera su cortijo», critican los populares. El dueño del establecimiento apunta hacia una posible venganza política como motivo del aviso policial: «No tiene otra explicación. Llevamos abiertos casi dos años y jamás había venido una patrulla». Por su parte, Navas tachó de «ridícula» la acusación de los populares. «Buscan cualquier tema para atacarme, pero soy bastante pulcro cuando voy a tocar con mis amigos y siempre son cosas alejadas del ámbito público». Desde el PP no descartan que exista «un permiso excepcional de la propia Alcaldía», algo igualmente desmentido por el regidor, que niega cualquier trato de favor al local, uno de los más populares de Arroyo de la Miel.

Fundada a mediados de los noventa, primero bajo el nombre de Los Centollos, Cucaracha Dandí ha girado por toda Andalucía y ha producido sus propios discos, que mezclan géneros tan dispares como el jazz, el funky, el rock o los sonidos latinos. Con su segundo trabajo, Más difícil todavía, llegaron a tocar en el Teatro Echegaray y grabaron un videoclip dirigido por el cineasta malagueño Enrique García. Navas aseguró ayer que ya no forma parte de la banda que actualmente se encuentra en gira: «Sólo toco con ellos cuando me es posible».

La polémica por el concierto del pasado sábado, que previsiblemente será tratada en el próximo pleno ordinario, supone un nuevo capítulo de la larga lista de acusaciones entre socialistas y populares en Benalmádena. La legislatura anterior estuvo marcada por la nefasta relación entre Navas, que accedió a la corporación municipal tras una baja en la bancada del PSOE en 2012, y García Gálvez. En plena campaña, SUR les propuso destacar algo positivo el uno del otro. «No encuentro nada, lo siento», dijo Navas. La ya exalcaldesa fue más allá: «Me ha defraudado tanto que no puedo ver nada positivo. Todas sus críticas han sido destructivas».