Ciudadanos comunica de forma oficial la expulsión de su portavoz en Benalmádena

Jiménez, durante la campaña electoral de las municipales. :: a. g./
Jiménez, durante la campaña electoral de las municipales. :: a. g.

Jiménez demandará a los iniciadores del expediente y recurrirá la decisión del partido, que también investiga a sus otros dos ediles en el municipio

ALBERTO GÓMEZ

El hasta ahora portavoz de Ciudadanos en Benalmádena, Bernardo Jiménez, ya ha recibido la notificación de expulsión del partido. La decisión, adelantada por SUR hace semanas, ha caído como un jarro de agua fría en el grupo municipal, que esperaba que la dirección de la formación naranja diese un paso atrás al revisar las alegaciones presentadas. Jiménez anunció ayer por la tarde que presentará «de manera inmediata» un recurso para revocar la expulsión y que interpondrá una denuncia contra los iniciadores del expediente sancionador. El concejal, que también era coordinador de la agrupación local, sostiene que las razones alegadas por Ciudadanos son «completamente diferentes» a las que se le comunicaron en el pliego inicial, «incluso distintas a las que por mensaje indicó el secretario de Organización, Fran Hervías».

Pese a estar en la oposición, Jiménez y sus dos compañeros reciben el mismo sueldo, unos 45.000 euros brutos al año, que los concejales del equipo de gobierno, formado por el PSOE, Izquierda Unida y Alternativa por Benalmádena. Los otros dos representantes de Ciudadanos, Beatriz Olmedo y Óscar Ramundo, también fueron suspendidos de militancia. Jiménez vaticina que la resolución de su expediente «vendrá a predeterminar la de mis dos compañeros», por lo que la formación naranja podría quedarse sin ediles en Benalmádena.

El alcalde, Víctor Navas (PSOE), asignó dedicaciones exclusivas y delegaciones especiales tanto a los tres miembros de Ciudadanos como a los dos de Costa del Sol Sí Puede, que apoyaron su investidura, pero no así al resto de la oposición (PP y Vecinos por Benalmádena) que votó en contra. El organigrama despertó recelos en ambos partidos y un grupo de afiliados de la formación liderada por Albert Rivera presentó una denuncia ante la dirección nacional, que tras investigar los hechos ha decidido expulsar a su portavoz. Los expedientes de Olmedo y Ramundo continúan en período de alegaciones.

Estabilidad política

Los tres concejales dejaron claro ayer que mantienen su apoyo a Navas y, en una nota de prensa, anunciaron que apoyarán «la estabilidad y la gobernabilidad en un municipio como Benalmádena, contra las modificaciones espurias y mociones de censura que se han venido sucediendo en esta localidad a lo largo de los últimos ocho años y que han permitido hasta cinco gobiernos municipales distintos».

Pese a que todos los concejales de Ciudadanos firmaron una carta ética en la que se comprometían a abandonar sus cargos públicos en caso de ser expulsados, Jiménez puede elegir entre pasar al grupo no adscrito o abandonar su acta.