El PSOE, más cerca de pactar la investidura tras un desacuerdo entre Ciudadanos y PP

La alcaldesa en funciones, Paloma García Gálvez, y el líder socialista, Víctor Navas./
La alcaldesa en funciones, Paloma García Gálvez, y el líder socialista, Víctor Navas.

Los populares de García Gálvez siguen sin cerrar alianzas y el candidato socialista ya se plantea un posible gobierno con IU y dos formaciones locales

ALBERTO GÓMEZ

El escenario político de Benalmádena, uno de los más abiertos de la provincia por la fragmentación del voto y la entrada de cuatro nuevas fuerzas en la corporación local, comienza a despejarse. El PSOE consiguió ayer amarrar, salvo cambio de última hora, los apoyos de Ciudadanos, con tres concejales, y de la formación local Vecinos por Benalmádena, con uno, tras la negativa del PP a aceptar una de las líneas rojas impuestas por ambos partidos, relacionada con su regeneración democrática. De este modo, el líder socialista, Víctor Navas, contaría con los votos a favor de todos los grupos salvo el PP en la investidura del sábado y arrebataría la vara de mando a la alcaldesa en funciones, Paloma García Gálvez.

Izquierda Unida, Costa del Sol Sí Puede y Alternativa por Benalmádena anunciaron la semana pasada su intención de respaldar a Navas. Desde el PSOE dan prácticamente por atado el pacto de investidura y barajan ya las posibles formas de gobierno. Ciudadanos y Costa del Sol Sí Puede han manifestado su rechazo a aceptar concejalías, aunque ambos partidos dejan la puerta abierta «a posibles colaboraciones» en tareas puntuales, como una oficina antidesahucios o un portal de transparencia. IU y las dos fuerzas locales sí entrarían a gobernar junto a los socialistas, aunque tendrían que hacerlo en minoría suman once concejales, a dos de la mayoría absoluta si tanto los de Albert Rivera como el partido instrumental de Podemos mantienen su idea de pasar a la oposición a pesar de votar a favor de Navas.

Comité nacional

Según pudo saber este periódico, Ciudadanos está esperando a que su comité nacional dé el visto bueno a la decisión de apoyar al PSOE en Benalmádena, último requisito antes de hacer pública la noticia. Aunque la formación naranja barajó la abstención como primera opción, «la tardanza» de García Gálvez en destituir a su exsocio de gobierno, Francisco Salido, imputado por el presunto desfase económico del comedor social, y la regeneración de la lista municipal socialista frente al continuismo del PP parecen haber decantado la balanza.

Si el acuerdo llega a concretarse, como así apuntan las fuentes consultadas, los populares perderían una Alcaldía a la que llegaron en 2012 tras firmar una moción de censura junto a Unión Centro Benalmádena, formación presidida por Salido y que ha pasado de ser llave de gobierno a quedarse sin representación en el Ayuntamiento. Unas declaraciones realizadas por García Gálvez durante la campaña, en las que acusaba al líder de Vecinos por Benalmádena, Juan Antonio Lara, de carecer de «conocimientos sobre gestión municipal», han sido decisivas para que el concejal no adscrito haya rechazado pactar con ella y sin embargo ayer por la tarde sí se reuniera con Navas, con quien hoy mismo podría hacer público un posible acuerdo.

En declaraciones realizadas ayer a SUR, el candidato socialista prefirió mostrarse «cauto», aunque admitió que el pacto de investidura está «medio cerrado» y que estos días se centrará en definir un acuerdo de gobierno «que saque al municipio de la parálisis en la que se encuentra». Por su parte, el cabeza de lista de Ciudadanos, Bernardo Jiménez, señala «el descontento del funcionariado y la crispación de los últimos plenos» como motivos para dar la espalda a García Gálvez, reprobada por la oposición en bloque hace algunas semanas.

Los populares prefirieron no pronunciarse sobre estos últimos movimientos, que podrían relegarles a la oposición. A pesar de ser la lista más votada, con nueve concejales, el PP no ha logrado cerrar acuerdos con ninguno de los otros seis partidos con representación municipal tras las elecciones de mayo.

 

Fotos

Vídeos