La Fiscalía investiga las supuestas obras irregulares en la zona de la Torre Vigía

El dueño del bar pintó de blanco algunas piedras de la zona./
El dueño del bar pintó de blanco algunas piedras de la zona.

Los vecinos denunciaron que el dueño de un bar pintó de blanco algunas piedras centenarias y construyó en el entorno de este monumento

ALBERTO GÓMEZ

La Fiscalía ha abierto diligencias para investigar las obras del entorno de la Torre Vigía de Benalmádena, una zona pública en la que el dueño de un bar construyó una jardinera, un muro y varios bancos, además de pintar de blanco algunas piedras. El asunto llegó a la vía judicial después de que los residentes de la urbanización Torremuelle, donde se encuentra el monumento, interpusieran una denuncia para reclamar que se ordenara el restablecimiento del entorno de la torre, reconstruida en el siglo XVI y de once metros de altura. Los vecinos alegan que se trata de parte del patrimonio histórico y artístico del municipio y acusan al dueño del establecimiento de tratar de dar «un aire ibicenco» al lugar y de haber colocado una puerta en uno de los accesos al monumento, en cuya zona está prohibida la remoción de tierras, la edificación y la urbanización.

Los residentes esperan ahora que la Fiscalía estudie el primer informe que ha requerido al Ayuntamiento y tome las medidas necesarias para que se recuperen «los valores culturales vulnerados y su estética». La plataforma vecinal asegura que las obras del enfoscado de las piedras centenarias y la construcción de un muro y una jardinera, además de su pintado, fueron realizadas por los propietarios del restaurante «a toda prisa», sin la autorización de la Delegación de Cultura de Málaga y sin licencia de obras por parte del Ayuntamiento de Benalmádena, y que concluyeron antes de que los inspectores del Consistorio paralizaran las obras, en julio de 2012, tras la denuncia vecinal.

«No entendemos cómo se ha permitido semejante barbaridad en el entorno de este bien de interés cultural, violando sus valores», afirman los vecinos, que acusan al Ayuntamiento de «no haber hecho nada». Desde el Consistorio, sin embargo, mantienen que fue la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía la que en su día redactó un informe favorable a estas obras en el que apuntaba que las remodelaciones planteadas no suponían un impacto negativo «e incluso mejoraban el estado de los elementos», y que el Gobierno local inició un expediente que sigue abierto. «El Ayuntamiento es la única administración que en este caso está haciendo algo en beneficio de la zona y los vecinos, y entendemos que quieran una solución inmediata, pero los informes técnicos son complejos», aseguran fuentes municipales en referencia a los otros expedientes aún abiertos pese a que la plataforma vecinal denunciara que uno de ellos había sido archivado.

Asesoramiento

La asociación llevó el asunto hasta el Defensor del Pueblo, que admitió a trámite la queja en agosto del año pasado, y recientemente se puso en contacto con la concejala no adscrita Encarnación Cortés, denunciante en el caso del comedor social, para pedirle asesoramiento. La Torre Vigía de Torremuelle es una construcción cristiana levantada para la vigilancia de la costa y el envío de señales de comunicación, y algunos autores han señalado que ya debía de existir en época romana.