La ruptura del pacto en Benalmádena obliga a la alcaldesa a reconfigurar su equipo de gobierno

Imagen de archivo tras la consumación de la moción de censura presentada por PP y UCB, un pacto ya roto./
Imagen de archivo tras la consumación de la moción de censura presentada por PP y UCB, un pacto ya roto.

El PP se quedó en minoría la semana pasada tras los ceses de su socio y primer teniente de alcalde y de una concejala de UCB

ALBERTO GÓMEZ

La ruptura del pacto de gobierno en Benalmádena ha obligado a la alcaldesa, Paloma García Gálvez (PP), a repartir las concejalías de los dos ediles cesados la semana pasada y pertenecientes a Unión Centro Benalmádena (UCB), formación independiente con la que los populares presentaron una moción de censura en 2012 para acceder a la Alcaldía. En una rueda de prensa celebrada esta mañana, la primera edil ha detallado la reconfiguración de su corporación, en la que destaca el respaldo que García Gálvez ofrece al ya único concejal en funciones de UCB, Juan Olea, desde hace meses más cercano al PP que a su propio partido. Olea, que hace días aseguró a este periódico que votaría a favor de la alcaldesa en caso de que se sometiera a una moción de confianza, como exige la oposición tras la crisis de gobierno, asumirá Protección Civil. La directiva de UCB aún no se ha pronunciado al respecto, pese a que fuentes cercanas a la formación no descartan que sea expulsado del partido en los próximos días.

En cuanto al resto del reparto, García Gálvez se pone al frente de Seguridad, que incluye Policía Local y Bomberos, y ha asignado el Puerto Deportivo y Bienestar Social a Adolfo Fernández y Ana Macías, respectivamente. Estas dos últimas delegaciones pertenecían al primer teniente de alcalde y líder de UCB, Francisco Salido, destituido tras incumplir la orden de la alcaldesa de cesar a su mano derecha y gerente de Puerto Marina, José Manuel López Merino, condenado por intrusismo laboral después de ejercer como abogado sin estar colegiado. El cese de Salido supuso también la expulsión del Ayuntamiento de sus cargos de confianza, entre los que figuraban uno de sus hermanos y su cuñado, con sueldos de 39.000 euros anuales, una red nepotista que SUR hizo pública días antes.

Yolanda Peña, concejala de Cultura, asumirá Festejos, área que manejaba Concepción Tejada, edil de UCB que votó en contra de las destituciones de Salido y López Merino en la Junta General de Puerto Marina, algo que le costó su cese e hizo saltar por los aires el pacto de gobierno. Además, la concejala de Vías y Obras, Concha Cifrián, se hará cargo también de Servicios Operativos, mientras que el delegado municipal de Economía y Hacienda José Miguel Muriel hará lo propio con Limpieza Viaria.

La ruptura del pacto deja a los populares en minoría, con sus once concejales electos y el único apoyo de Juan Olea. En la oposición hay trece personas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos