Mijas busca voluntarios para las tareas de regeneración de la sierra

El otoño avanza con labores de reforestación de las que pueden formar parte colectivos vecinales y ONG previa cita con Medio Ambiente

MARI CARMEN JAIME

La primera salida voluntaria, cuya fecha tendrá que decidirse se nuevo, sembrará plantones autóctonos en la Fuente de la Teja, entorno afectado en más de una ocasión por el fuego. En ella participarán las asociaciones Valor y Coraje y la de Vecinos de Entrerríos. Cada jornada de voluntariado se programará en horario de mañana, normalmente a partir de las 09.30 horas, y siempre en fin de semana. Los colectivos interesados en participar pueden ponerse en contacto con el área de Medio Ambiente del Ayuntamiento costasoleño.

Campañas anteriores

Estas plantas saldrán de las 21.500 que donó la Diputación Provincial de Málaga el mes pasado y que, como confirmó el titular del departamento, José Francisco Ruiz Fontalba, se usarán para iniciativas de voluntarios. Así, el concejal considera «un orgullo poder contar con colectivos y vecinos dispuestos a trabajar por el medio ambiente». En su opinión, «son un ejemplo para el resto de ciudadanos del municipio». Además, recordó que ya el año pasado «estas mismas asociaciones participaron una repoblación voluntaria y fue un éxito, ya que participaron más de 100 personas».

La concienciación ambiental en Mijas, probablemente la localidad de la provincia más castigada por el fuego en los últimos años, ha calado entre sus vecinos, hasta el punto de contar con colaboraciones incluso a título individual. Al respecto, el edil ha querido agradecer públicamente «la labor de un vecino que, de forma desinteresada, ha realizado las labores de ahoyado en la zona para sembrar los 2.000 plantones de especies autóctonas, como lentiscos, algarrobos o espinos prietos, que entre otros ejemplares».

En paralelo a estas labores se están desarrollando otras en el término municipal; concretamente en el paraje de Las Muñequeras, donde a principios de mes arrancaron las tareas que permitirán la siembra de hasta 17.500 árboles y plantas autóctonas. Este área en concreto es una zona afectada por el incendio forestal ocurrido en el año 2001 y que busca volver a ser un lugar de gran valor natural.