La planta de reciclaje de Mijas contaba con informes en contra dos años después de su apertura

Estado en que quedó el entorno de la planta tras su cierre. /
Estado en que quedó el entorno de la planta tras su cierre.

Los técnicos municipales alertaron de las irregularidades en la gestión en 1996 aunque el cierre no se decretó hasta octubre de 2011

MARI CARMEN JAIME

Apenas habían pasado dos años de la puesta en marcha de la planta de gestión de residuos sólidos urbanos de Entrerríos en Mijas cuando se emitió un informe técnico en el que se alertaba a la administración local de presuntas irregularidades en el funcionamiento del recinto, adjudicado a la entidad FCC Medioambiente. Así lo denunció ayer el coordinador de Residuos en el Ayuntamiento, José María Moreno, quien destacó que el actual equipo de gobierno «ha encontrado, al menos, una decena de escritos en los que se advertía a los anteriores mandatarios de este tipo de prácticas».

En concreto, la primera de estas alertas, emitida en 1996 las dependencias funcionaron desde 1994 hasta octubre de 2011, cuando el actual equipo de gobierno retiró la concesión a la multinacional por «presuntas irregularidades en el servicio», informaba de «deficiencias en materia de compactación y reciclaje de residuos». Pero no sería la única, la documentación que ha recopilado una empresa externa sobre todo lo que tiene que ver con la vida de estas instalaciones de tratamiento y que sirve como base a la defensa que el Ayuntamiento tiene que hacer a raíz de una denuncia de la empresa ante una serie de facturas pendientes, destaca una decena más de advertencias emitidas por técnicos de la administración local en las que, según Moreno, «se dejaban constancia de las malas prácticas medioambientales».

"Permisivos"

Los actuales responsables de la entidad local (PP) critican a agrupaciones anteriores (todas en manos del PSOE) por «ser tan permisivos con la empresa pese a estas advertencias». Al respecto, aseguró que la documentación solo recoge una comunicación fechada el 19 de junio de 2008 en la que la entonces edil de Medio Ambiente y actual concejala de PSOE, Tamara Vera, solicitaba al departamento de Informática que instalase un sistema de control del telepesaje de los residuos, petición que nunca se materializó.

Las dudas sobre la gestión durante los más de 15 años de funcionamiento de la planta mijeña han provocado más de un conflicto pendiente aún de resolverse en los tribunales. Y es que, además de la causa abierta entre el Ayuntamiento y la multinacional, el Partido Popular de Mijas, colectivos sociales e incluso particulares han denunciado presuntos daños ambientales derivados de una presunta mala gestión del recinto.