Una noche de monstruos y náufragos con aroma gaditano

Murga 'Bienvenidos a la pensión Transilvania...'./Eduardo Nieto
Murga 'Bienvenidos a la pensión Transilvania...'. / Eduardo Nieto

La murga 'Bienvenidos a la pensión Transilvania' y la comparsa 'Los perdidos' destacan en la última preliminar del concurso de canto

Juan Soto
JUAN SOTOMálaga

Noche gaditana para despedir las preliminares del concurso de canto y, por ende, al teatro de la ESAD. La última sesión de esta fase, la primera noche de cuchillos largos, permitió escuchar a cuatro agrupaciones llegadas desde el municipio vecino con suerte desigual. De entre todas las actuaciones destacaron la murga 'Bienvenidos a la pensión Transilvania, lugar de descanso para monstruos y suegras' y las comparsas 'Los perdidos' y 'Duérmete niña', la única participante de la capital. La noche concluyó con la lectura del veredicto del jurado, del que se informará en el periódico de mañana.

Para la jornada de hoy, la única de descanso en el teatro, seguirán las coplas con las previas gastronómicas. Los aficionados a la fiesta tienen un cita en Palma-Palmilla, en donde se servirá un arroz carnavalesco a partir de las 13.30 horas.

Perdóname Señor *** Los rumanos felices cantan felices con su acordeón

Los murguistas que abren la sesión llegan desde San Roque y se meten en la piel de rumanos «felices» que piden dinero con su acordeón por los bares y restaurantes de la calle Alegría. Sus pasodobles sirven para decir lo contentos que están por volver a reencontrarse con el público malagueño y para homenajear a todos los donantes. En los cuplés recuerdan las luces navideñas y cómo fue el viaje de vuelta a casa, ambos con el mismo final. Para finalizar la actuación ponen a bailar al teatro, algo que agradece un teatro algo frío hasta ese momento.

Director *** El director despierta cada febrero para el carnaval

Los comparsistas de La Línea dicen ser el director de un grupo de carnaval que vuelve cada febrero para ser quien proteja las almas de los copleros. Cantan dos bellos pasodobles sobre el perdón, que «es el reclamo del arrepentimiento», y sobre el drama que se vive en muchas familias cuando los hermanos no quieren cuidar de sus padres ya mayores –«dos hijos, ejemplo de hermano, no querían cuidarme que hasta se pelearon»–. Concluyen con un digno popurrí que les permite ser despedidos con aplausos por parte de los espectadores.

Bienvenidos a la pensión... **** Unos monstruos graciosos se acuerdan del Condemor

Drácula es tan moderno que la sangre te la chupa por Bluetooth, el hombre lobo lo deja todo lleno de pelos... La murga de Tarifa se presenta como una casa de monstruos. Pese a venir de fuera, se agradece que dediquen su repertorio completo a Málaga. De hecho, al inicio de la actuación descubren un cuadro del verdadero conde, el Condemor, el gran Chiquito de la Calzada. Bello pasodoble dedicado a Julen, que se cayó al «maldito pozo del infierno» y ahora va al cielo donde le espera su hermano. En los cuplés dicen que se sienten malagueños y nos hacen regalos a la prensa para que les puntuemos bien. Se crecen en el popurrí, con una buena sucesión de cuartetas divertidas.

Toy tieso ** El cajero de Mercadona, nuevo Click por Don Carnal

Original puesta en escena de estos Clicks de Playmobil que no han sido fabricados. En vez del policía o el médico llegan como el cajero de Mercadona, el niño de comunión, el turco de los kebab... En sus cuplés abordan la moda de las cachimbas y hablan sobre las adopciones , ambos flojetes. En el popurrí, que tampoco despierta gran entusiasmo, siguen relatando anécdotas de cada uno de los personajes que han participado en la actuación. Esta murga de Roquetas de Mar se despide pidiendo a los papás que jueguen con sus hijos antes de que sea demasiado tarde.

Los perdidos **** Los náufragos despliegan sus mejores artes en el escenario

Comparsa de náufragos que cantan con mucha elegancia y con una bella puesta en escena. Se superan este año con un repertorio muy cuidado y una música exquisita. Su primer pasodoble va dedicado a Miriam, la única mujer que participa en el grupo, y el segundo es para una hija que se casa y se entera de que su padre no lo es de sangre. Muy bonitos de verdad los dos. Precioso también el estribillo con el que terminan los cuplés: «Mientras recuerde tus besos todavía no estoy perdido, todavía no estoy perdido». El público, demasiado frío, les pasa algo de factura.

Duérmete niña **** La comparsa hipnotiza al teatro para cerrar la sesión

La comparsa que cierra el concurso llega como hipnotizadores que trata de dormir al teatro para que despierte. Sus pasodobles son un homenaje al teatro Alameda, al que consideran su primer amor, y para reivindicar las voces de esta comparsa. Enorme el segundo, a capela, en el que van incorporándose poco a poco todos los componentes hasta formar las doce voces que forman el grupo. Sin duda una buena forma de acabar las preliminares del concurso de canto.

Más

Temas

Málaga