Jesús Aguado: «El carnaval es una forma de estar en el mundo, un estado del alma»

Jesús Aguado, durante la presentación del Carnaval de Málaga./Eduardo Nieto
Jesús Aguado, durante la presentación del Carnaval de Málaga. / Eduardo Nieto

El poeta abordará esta tarde la obra de Rafael Pérez Estrada durante la Conferencia Inaugural del Carnaval

Juan Soto
JUAN SOTOMálaga

El malagueño universal Rafael Pérez Estrada recuperará hoy la voz de la mano de Jesús Aguado, miembro del consejo asesor de la fundación que lleva su nombre y uno de los mayores estudiosos de su obra. Bajo el título 'El ángel de risa: Rafael Pérez Estrada en el carnaval', Aguado hablará de la risa y del disfraz durante la Conferencia Inaugural del Carnaval, un evento que se celebrará en el auditorio del Museo Picasso Málaga dentro del Aula de Cultura de SUR, organizada por la Fundación Ciudadana del Carnaval y el Aula de Cultura de SUR, con la colaboración de la Obra Social La Caixa.

La conferencia

Título
'El ángel de la risa: Rafael Pérez Estrada en el carnaval' a cargo de Jesús Aguado
Organiza
Aula de Cultura de SUR y Fundación Ciudadana del Carnaval, con la colaboración de la Obra Social La Caixa.
Cuándo y dónde
Hoy, a las 20.00 horas en el auditorio del Museo Picasso Málaga.

¿Cómo afronta la conferencia?

–Con mucha responsabilidad. Desde la Fundación Ciudadana del Carnaval me dijeron que querían abordar la figura de Rafael Pérez Estrada y que habían pensado en mí como amigo suyo que fui y como conocedor de su obra. Aunque hay muchos más en Málaga y podrían haber contado con alguno de ellos, es un honor y una alegría que hayan contado conmigo.

¿Qué le pareció cuando le propusieron el tema?

–Me gustó muchísimo que pensaran en Rafael porque le tengo una gran admiración y le considero un maestro. Va a ser un reto poder hablar de él en un contexto muy determinado como es el carnaval.

¿Es complicado abordar el tema?

–En realidad sólo he tenido que recordar cómo era Rafael. Él era una persona alegre, positiva, luminosa, y esas cualidades tienen mucho que ver con el carnaval. Por otro lado, los ángeles eran una obsesión para Rafael, ya que en casi todos sus textos hablaba de ángeles de esa manera positiva y alegre que se comunica con la risa.

¿Qué vinculación tenía Pérez Estrada con el carnaval?

–Él fue el autor del pregón del carnaval en el año 1988 (lo dieron María Teresa Campos y Antonio Banderas aunque con un texto suyo) porque era una persona amante de la fiesta. De hecho, una de las cosas que voy a decir es que todos sus libros son un desfile de personajes que parecen disfrazados para un carnaval.

¿Qué va a tratar de transmitir en la conferencia?

–Será básicamente una reivindicación de la risa en positivo, de la risa que anima y engrandece el mundo. Me voy a inspirar en algunas tradiciones populares o primitivas y también en la propia obra de Rafael, y en la figura del ángel como figura mediadora entre lo alto y lo bajo, entre los hombres y lo divino, entre lo físico y lo metafísico.

¿Cree que nos reímos poco?

–Sí, la risa es saludable a todos los niveles porque nos libera de peso, angustia y obligaciones y nos deja ser como somos. La risa es terapéutica, revolucionaria y curativa. Es intensamente necesaria y deberíamos reírnos todo el año.

¿Cuál ha sido su relación con el Carnaval de Málaga?

–No he tenido mucha relación con el carnaval porque me daba miedo, pero estoy muy contento de haberme acercado a través de la figura de Rafael.

¿Por miedo?

–Por el miedo de no ser un especialista y tener que dar una conferencia de este tipo, pero una vez que me di cuenta de que el carnaval no es sólo una fiesta callejera o ciudadana sino un estado del alma, una forma de estar en el mundo, me di cuenta de que en ese sentido sí soy amante.

¿El carnaval es cultura?

–Por supuesto, el carnaval es cultura popular y culta, no sólo es la reivindicación de una fiesta sino también de un espíritu, de una forma de estar en el mundo y en la vida que ayuda a mejorar las culturas y los pueblos.

¿Qué es lo que más le gusta de esta fiesta?

–Aunque no la conozco en profundidad, lo que más me gusta son los disfraces. Yno por la inventiva, sino por lo que significa disfrazarse, que es salir del yo, salir del posicionamiento y de tu mundo y probarte otros. Eso de que uno pueda liberarse de todo el peso de uno por el hecho de ponerse un disfraz y convertirse en otra persona o animal es sanísimo. Es la idea de cambiar de identidad.

Carnaval 2019