Los copleros se crecen en el inicio de las semifinales del Carnaval de Málaga

La murga del maestro./Eduardo Nieto
La murga del maestro. / Eduardo Nieto

‘La murga del maestro’, ‘Los comandantes’ y ‘Los nostálgicos de la Transición’ sobresalen en el Cervantes

Juan Soto
JUAN SOTOMálaga

El Teatro Cervantes vivió ayer el estreno soñado. El inicio de las semifinales del concurso de canto sirvió para dejar dos cosas claras: que los carnavaleros tienen aún muchas ganas de coplas y que los grupos han llegado con el convencimiento de dejarse la piel sobre el escenario. Durante la primera noche en el principal templo de la ciudad se vieron grandes actuaciones, desde la murga local ‘La murga del maestro’, hasta la comparsa gaditana ‘Los desvelaos’ o el coro ‘Los nostálgicos de la Transición’. Si las agrupaciones continúan al nivel de anoche, nos quedan aún tres grandes sesiones para disfrutar y pasarlo realmente bien.

Los encargados de abrir el concurso fueron los componentes del coro gaditano ‘Los nostálgicos de la Transición’, que volvieron a cautivar al teatro con su original tipo de dibujos animados. De su actuación fueron muy bien recibidos por el teatro los dos tanguillos, en donde cantaron a la tierra andaluza y denunciaron todas las manadas que hay en el mundo. «Perdóname si he cantado desafinado, pues solo pretendo hacer un coro muy animado», cantaron con gran alegría.

La primera comparsa en salir al escenario fue la gaditana ‘Los desvelaos’, que volvió a presumir de gaditana y cantó un sentido y precioso pasodoble homenaje a su abuela a través de los zapatos que ha calzado en toda su vida: desde las merceditas prestadas en la época de la posguerra hasta las babuchas de cuando es mayor.

La comparsa infantil ‘Mientras duermes’ demostró que la cantera tiene futuro

En murgas, la encargada de abrir la noche fue ‘La murga del maestro’, que realizó un pase aún más redondo que en preliminares. Siempre muy pegados al tipo y con letras sobre cartas astrales o rituales mágicos, dedicaron un cuplé muy gracioso a la niebla del pasado martes e incluso hicieron referencia al viento que hubo ayer en la capital.

La sesión de hoy

20 horas
Murga infantil ‘Cuando haces pop ya no hay stop’, de Málaga.
20.30 horas
Murga ‘Qué cruz me ha caío contigo’, de Málaga.
21 horas
Cuarteto ‘Las bolleras’, de Málaga.
21.30 horas
Comparsa ‘Los becarios’, de Málaga.
22 horas
Descanso
22.30 horas
Coro ‘La Mari’, de Cádiz
23 horas
Murga ‘Los pelotas’, de Málaga.
23.30 horas
Comparsa ‘El oro negro’, de Cádiz.
00.00 horas
Murga ‘Rogelio el bohemio’, de La Cala del Moral.

La primera noche de semifinales tuvo aires gaditanos por la presencia de varios grupos de aquella tierra. Tras el descanso hizo acto de presencia la comparsa ‘Los comandantes’, agrupación de Algeciras que realizó una hermosa actuación y cantó a Málaga con gran tacto. Destacaron especialmente con un pasodoble dedicado a las madres. «Hasta el día que te falte no te enterarás lo que vale una madre», dijeron con medio patio de butacas aplaudiendo en pie.

Vigilantes de Rute

También de fuera de la provincia llegaron los murguistas ‘Los Antonio banderas’, unos graciosos vigilantes de la playa que hicieron las delicias del teatro con su humor fresco. Pidieron que no se les molestara durante la hora de la siesta y dedicaron sus cuplés a hablar sobre las diferentes previas gastronómicas que hay en la capital («si se hace en Guadalmar vete tú a saber lo que nos comemos») y para contar los tipos de personas que se encuentran en la playa con final para un niño que hace castillos con gran facilidad («este va a El Corte Inglés y termina el metro en una mañana»).

La penúltima agrupación de la noche fue la comparsa ‘Mi última voluntad’, agrupación femenina que el año pasado se metió en semifinales y volvió a hacer méritos y a demostrar que las voces femeninas tienen aún mucho que decir en este concurso de canto. En su repertorio cantaron contra los asesinos sin hacer cuenta de banderas ni nacionalidades y por quienes luchan cada día por salir adelante. «Medio pueblo se levanta cada día por su España», dijeron.

Aunque fuera de concurso, la noche fue abierta por la comparsa infantil ‘Mientras duermes’, que con un repertorio digno de cualquiera agrupación adulta, volvió a demostrar el gran estado de salud de la fiesta en cuanto a la cantera se refiere. Disfrazados como buenos sueños, recordaron a los espectadores que «los sueños no tienen edad» y pidieron a los niños que jueguen todo el tiempo que puedan porque «con el paso del tiempo descubrirás que existe un mundo lleno de lágrimas y de miedos».

Coro: Los nostálgicos de la Transición **** Un coro (bueno) que te lleva al pasado
Los nostálgicos de la Transición.
Los nostálgicos de la Transición. / Eduardo Nieto

Los gaditanos vuelven a sorprender al teatro con un tipo que trae muchos recuerdos del pasado: personajes de dibujos animados de los años 80. Astérix, Obélix, el Pájaro Loco o Pitufina vuelven a realizar un gran pase demostrando la clase de esta agrupación. Sus tanguillos son para hablar de unos andaluces que deben emigrar y aun así celebran el 28F y para denunciar a todas las manadas.

Comparsa: Mi última voluntad **** Un bello canto por la libertad
‘Mi última voluntad’
‘Mi última voluntad’ / Eduardo Nieto

Preciosas voces y enorme puesta en escena la de estas comparsistas que se presentan como las trece rosas de la guerra, rosas de la valentía. Durante todo el repertorio mantienen un buen tono y cantan con dulzura y acompañadas de una bella música. Gustaron mucho sus pasodobles y cantaron un estribillo delicioso en el que contaban qué significaba cada una de las rosas.

Comparsa: Los comandantes **** Defensores de la patria algecireños
Los comandantes,
Los comandantes, / Eduardo Nieto

Este batallón que defiende la blanca y verde por encima de todas las cosas porque «Andalucía es el cielo» se planta en semifinales para cantarle a Málaga un bello piropo en el que hacen un repaso por muchos de sus personajes y tradiciones para terminar agradeciendo el cariño con el que aquí se les recibe. Grandes voces y mucha garra sobre el escenario.

Murga: Los Antonio Banderas *** Los vigilantes de Rute se dan un baño
Los Antonio Banderas.
Los Antonio Banderas. / Eduardo Nieto

Los vigilantes de la playa, los Antonio banderas, vienen de Rute pero en su forillo está la malagueña Torre Mónica en toda una declaración de intenciones. Cantan todo el repertorio subidos en el puesto de vigilancia y muestran algunos buenos detalles. Esta murga, que el año pasado también vino a Málaga, aprovecha para hacer muchas parodias entre coplas.

Comparsa infantil: Mientras duermes ***** Los niños soñadores piropean a Málaga
Mientras duermes.
Mientras duermes. / Eduardo Nieto

El grupo de niños dirigido por Paqui Prieto vuelve a abrir por primera vez el telón como ya lo hizo en la ronda de preliminares. Sus componentes realizan una gran puesta en escena y le cantan un bello piropo a Málaga y vuelven a pedir a todos los carnavaleros que se disfracen, ya sean jóvenes o mayores. Un comienzo ideal para estrenar este año el Teatro Cervantes.

Comparsa: Los desvelaos **** Grandes voces llegadas desde Cádiz
Los desvelaos.
Los desvelaos. / Eduardo Nieto

Los comparsistas gaditanos aseguran que no pueden dormir y que se encuentran desvelaos «por esta tierra que sigue en coma y no despierta». Grandes y elegantes voces las de esta agrupación que le canta a su Cádiz natal y que aprovecha uno de los pasodobles para agradecer la acogida que han tenido pero recuerdan que no van a cambiar su repertorio aunque les cueste un premio.

Murga: La murga del maestro ***** Los chamanes se crecen en semifinales
La murga del maestro.
La murga del maestro. / Eduardo Nieto

Los chamanes del carnaval se crecen en semifinales. Durante su pase por el teatro cantaron dos pasodobles graciosos con finales originales y bromearon incluso con la ventolera que hizo ayer por la mañana en Málaga. Se mantienen durante toda la actuación pegados al tipo y meten coplas de última hora como un cuplé sobre la niebla que hizo la semana pasada en Málaga.

Murga: A base de regla, todo se arregla *** Una boda sobre las tablas del teatro
A base de regla, todo se arregla.
A base de regla, todo se arregla. / Eduardo Nieto

Profesores con un enorme regla de madera en la mano que se presentan con mucha fuerza y poniendo firme a todo el teatro. Cantan un emotivo pasodoble en el que uno de los componentes le pide matrimonio a su novia en directo sobre las tablas del Cervantes de rodillas y con anillo y todo; y lamentan el acoso escolar que también llega a los maestros. En los cuplés, que intercalan con los pasodobles, cuentan una comida de varias nacionalidades y hablan sobre una música que les ha hecho David Santiago.

El mejor cuplé: ‘La murga del maestro’

Yo puedo cambiar el clima/ porque aprendí de un gran hechicero/ y puedo variar la hora/ para la ola del melillero./ Mis dedos a mi me avisan/ siempre que el tiempo va a empeorar/ y son como un termostato/ y se me encienden todo el rato/ cuando hace viento o hay terral/ chackra esos cinco/ El martes llegué al ensayo/ y me sorprendió una niebla espesa/ como no veía na/ yo usé los dedos como linterna/ me metí dentro pa ensayar/ cuando me fui al terminar/ salí a la calle/ y me quedé todo asombrao/ había catorce aviones/ y cuatro barcos allí aparcaos.

Pasodoble destacado: 'Los desvelaos'

Vengo a tu casa, vecino, de nuevo, y me alegra./ Málaga y Cádiz vecinos de puertas abiertas,/ hermanos de sangre, de tierra y de mar./ Como aquellos vecinos/ de la casa mi abuelo,/ que tenían derecho/ a pasar sin llamar. /Y viniendo a esta casa tan encantadora,/ nos contamos las cosas,/ pues somos parientes,/ yo sé que me entiendes,/ y disfrutas mis coplas./ Vengo a traerte unos dulces/ en forma de pasodobles,/ que defienden estas voces,/ y ojalá puedan gustar,/ con cariño, ilusión,/ preparé mi cantar./ Málaga grande, yo quisiera conquistarte,/ de mi voz enamorarte,/ poquito a poco, desde el cariño,/ y con el más grande de los respetos./ Traigo a cantar a esta tierra/ la mejor de mis comparsas,/ para hacerlo con el alma,/ y a sentirme como en casa,/ no a inventarme sentimientos./ Yo no sirvo pa engañarte;/ tú mereces más que eso./ Quiero que sientas mi copla,/ toma, que es pa ti y nadie más./ No te tomes mal, mi buen vecino,/ cuando cante mi estribillo,/ que te invite a ir a mi casa./ Tú eres como yo, carnavalero;/ cuando una copla se entrega/ tiene que ser verdadera,/ y mi bandera/ no via a cambiarla aunque cueste un premio.

Temas

Málaga
 

Fotos

Vídeos