Comparsa "Don Nadie"

Comparsa "Don Nadie": Las marionetas revolucionan el Cervantes
/ Eduardo Nieto

Málaga

Director: José del Castillo Bernal

Letra: Sergio Lanzas Oleas

Música: Antonio Carlos Rojas Gallego

En 2014: Los del séptimo (Cuarto premio)

Preliminares

Don Nadie: Las marionetas ponen patas arriba el teatro ****

vídeo

/ Foto: Eduardo Nieto | Vídeo: 101 Tv

Lo que ha hecho este año la comparsa de Los Gallegos es para quitarse el sombrero una y mil veces. Se presentan en el escenario con un teatro de marionetas de goma espuma, que son las que cantan el repertorio completo. Sin palabras. Pasodoble crítico con el concurso Málaga como te quiero y para exigir que la vacuna para la hepatitis C llegue a todo el mundo. “Tengo un problema que me está consumiendo... que llevo todo el carnaval con la sensación de que un hijo de puta me está siguiendo”, dicen las marionetas en su estribillo.

Semifinales

Las marionetas revolucionan el Cervantes *****

vídeo

La comparsa, en semifinales. / Foto: Eduardo Nieto | Vídeo: 101 TV

Los comparsistas marionetas han vuelto a dar un puñetazo sobre la mesa en semifinales. Con una espectacular puesta en escena han cantado con fuerza e intensidad un repertorio digno de cualquier final. Dedicaron sus pasodobles a Carmen, la anciana de Vallecas que fue desahuciada pese al rechazo de todo el barrio, y en contra de los escándalos que se han comentido en el seno de la Iglesia. "Cómo puede tener el clero cuentas millonarias si Jesús no tenía suyas ni las dos sandalias", cantaron. En la tanda de cuplés divirtiero que más que algunas de las murgas que han pasado por el concurso. Gran final de popurrí en el que dejan las máscaras para pedir a los espectadores que no se dejen manejar como marionetas.

Final

Los títeres no se casan con nadie *****

Los muñecos de la comparsa Don Nadie hicieron las delicias del teatro con una actuación espectacular. Más allá de la inigualable puesta en escena, cantaron dos pasodobles antológicos en defensa de las mujeres que se mueren por sacar un trono y no les dejan porque no tienen fuerza –«Pues mire usted, se quita plata de los tronos. Yo prefiero sacar a la calle un cacho de hojalata antes que verlas en la acera llorando de pura rabia, dijeron»–; y contra los problemas de la ciudad y el carnaval. En este último dejaron a un lado los títeres para decir las cosas bien claras. Geniales.