La película secreta que Fernando Trueba ha rodado en Colombia

Javier Cámara y Fernando Trueba./
Javier Cámara y Fernando Trueba.

'El olvido que seremos' es la adaptación de la novela homónima de Héctor Abad Faciolince, que cuenta con Javier Cámara como protagonista

Boquerini .
BOQUERINI .

El 25 de agosto de 1987 Héctor Abad Gómez, médico y activista en pro de los derechos humanos, fue asesinado a tiros en Medellín por los paramilitares. 20 años después, en 2006, su hijo, Héctor Abad Faciolince, publicó una novela en torno al asesinato de su padre con el título de 'El olvido que seremos', que se ha convertido en poco tiempo en uno de los libros fundamentales de la actual literatura latinoamericana. Ahora el director Fernando Trueba acaba de llevarla al cine en casi total secreto, contando con Javier Cámara como protagonista, en el papel del doctor, y Aida Morales y la hija del escritor, Daniela Abad, acompañándole en el reparto. Se da la circunstancia que Daniela Abad ya realizó un documental sobre el libro de su padre, titulado 'Carta a una sombra'.

Fernando Trueba vuelve al cine dos años después de dirigir 'La reina de España', una secuela de 'La niña de tus ojos', en la que Penélope Cruz participaba también como coproductora y que, por culpa de una feroz e injusta campaña contra el director sobre todo a través de las redes sociales, arruinó el estreno y provocó que la película fuese un sonado fracaso de taquilla. Recaudó en taquilla 996.000 euros de un presupuesto de 11 millones. Quizá escarmentado por esto, Trueba ha rodado la película en Colombia en total secreto. «Yo creo que el fracaso fue debido a muchas cosas, nunca es solo por una. Incluso si contratas un gabinete de sociólogos no acabarías de enterarte de cuál es la cosa. Pero bueno... es parte de este oficio, y este tipo de accidentes ocurren, más en estos tiempos absurdos e irracionales que estamos viviendo. Habría que ser una persona sin sentimientos para que no te afecte el que te ataquen. Yo no estoy acostumbrado a eso. Yo hago películas para hacer feliz a la gente, para que se rían, para que disfruten, para que amen la vida. Entonces, lógicamente, eso para mí fue algo inesperado. Lo encuentro muy feo y muy sucio. No me gusta. Y por supuesto me dolió por la gente que había arriesgado y ha apostado por esto... Bueno, es el mal, la maldad está en el mundo, forma parte de esto. Hay que resignarse porque esto es así», dijo en su momento Fernando Trueba sobre el fracaso de 'La reina de España'.

El libro de Héctor Abad Facioline es la biografía novelada de su padre. Un relato desgarrador y emocionante sobre la familia, que refleja, al tiempo, el infierno de la violencia que ha golpeado Colombia en los últimos cincuenta años. «Como niño yo quería algo imposible: que mi padre no se muriera nunca. Como escritor quise hacer algo igual de imposible: que mi padre resucitara. Si hay personajes ficticios -hechos de palabras- que siempre estarán vivos, ¿no es posible que una persona real siga viva si la convertimos en palabras? Eso quise hacer con mi padre muerto: convertirlo en alguien tan vivo y tan real como un personaje ficticio», ha dicho el escritor.

Profesor, médico y activista por los derechos humanos, Héctor Abad Gómez estaba convencido de la necesidad del compromiso social de la medicina en países devastados por la pobreza, como Colombia. Siempre mantuvo una actitud militante lo que le convirtió en objeto de amenazas en muchas ocasiones, pero él nunca quiso exiliarse ni tampoco quedarse callado.

En agosto de 1987 dos sicarios dispararon contra el médico y profesor. Lo esperaron a la salida del sindicato de maestros de Medellín y lo cosieron a balazos. Tenía 65 años. En el bolsillo de su pantalón se encontró un papel con una lista de amenazados de muerte, que le incluía a él, y copiado a mano, un verso de un poema de Jorge Luis Borges, que explica el título del libro escrito por su hijo: «Ya somos el olvido que seremos…» Héctor Abad Faciolince fue el primero en llegar, junto con su madre, Cecilia Faciolince, a la calle de Medellín donde yacía el cuerpo sin vida de su padre, aquel agosto de 1987. A partir de ese hecho, el escritor ha tardado 20 años en poder escribir un bello y doloroso viaje hacia la figura del padre. Y no para hacer cuentas, tampoco para pedir la cabeza de sus verdugos. Lo hace para explicar a un hombre.

Fernando Trueba se sintió atrapado por el libro desde que lo leyó y enseguida pensó en convertirlo en película. La adaptación ha corrido a cargo de David Trueba, hermano menor del director, y la producción ha estado a cargo de Caracol TV, con destino a la gran pantalla, contando con el realizador colombiano Dago García como productor.

El rodaje ha transcurrido en su mayor parte en Colombia (Medellín y otras localizaciones), aunque también se han rodado escenas en Madrid y en Turín. Fernando Trueba ha recordado en la prensa colombiana lo agradable de este rodaje, que le llevó a instalarse durante tres meses en el país: «Fue una experiencia increíble. Todo lo que diga se queda corto. Ha sido un regalo de la vida».