Bilbao viaja a 1968, el año del primer asesinato de ETA

La Policía llega al domicilio de Txabi Etxebarrieta en la plaza de Unamuno en el rodaje de 'La línea invisible'./LUIS ÁNGEL GÓMEZ
La Policía llega al domicilio de Txabi Etxebarrieta en la plaza de Unamuno en el rodaje de 'La línea invisible'. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ

El director y presidente de la Academia de Cine Mariano Barroso pone patas arriba el Casco Viejo en el rodaje de 'La línea invisible', una serie de Movistar sobre los orígenes de la organización terrorista

Oskar Belategui
OSKAR BELATEGUI

Bilbao ha viajado hasta 1968, un año que en las enciclopedias tiene el triste honor de figurar como el del primer asesinato de ETA: el del guardia civil José Antonio Pardines en un control de carretera en Villabona el 7 de junio. Dos meses más tarde, la organización terrorista cometió su primer atentado premeditado contra el comisario Melitón Manzanas en Irún. Aquel 7 de junio, ETA cruzó 'la línea invisible', el título elegido por el director Mariano Barroso para la serie de Movistar que rueda estos días en el País Vasco sobre los orígenes de la banda y el primero de sus crímenes.

Este miércoles la bilbaína Plaza Unamuno permanece acordonada y todos sus accesos desde las calles Askao, Prim e Iturribide están cortados. La entrada del Metro ha sido clausurada (todos los pasajeros tienen que utilizar la de San Nicolás) y los bares de la bulliciosa plaza han cerrado. El tránsito peatonal por diferentes puntos del Casco Viejo también se ha visto afectado por un rodaje que devuelve a la Villa a los grises años 60. Como en cualquier película de época, los coches de la época y el vestuario de figurantes y actores son fundamentales para viajar en el tiempo.

Los viandantes fotografiaban una cabina de teléfonos que parecía salida del cortometraje de Antonio Mercero. Algún curioso hasta se coló dentro para hacerse un selfie. En el 'Kiosco Peio' plantado en mitad de la plaza se vendían periódicos y revistas que al hojearlas revelaban su condición de puro atrezzo, con títulos como 'Tronfo' y 'Razón y Rumor'. Un buzón con la bandera española y carteles del Circo de las Américas en la Plaza de Toros de San Sebastián redondeaban el efecto 'Cuéntame'.

El mismo día que EL CORREO llevó como foto de portada el féretro de Robert Kennedy, el guardia civil de Tráfico José Antonio Pardines detuvo a un Seat 850 Coupé en la desviación de la Nacional 1 en el término guipuzcoano de Aduna. El agente pidió el permiso de circulación a los ocupantes del coche y comprobó que el número de bastidor no coincidía. De inmediato, recibió cinco disparos en el torso. Horas después de vaciar su pistola Astra contra Pardines, Javier 'Txabi' Exebarrieta moría en un enfrentamiento con la Guardia Civil cerca de Tolosa. Fue el primer terrorista en matar y el primero en morir en la historia de ETA, aunque las crónicas de entonces no citan a la organización y simplemente hablan de «malhechores».

«Más que la línea invisible que atraviesa la organización, hablaremos de la línea que cruzan las personas», adelanta Barroso. «Queremos indagar en las decisiones que llevaron a un grupo de chavales a dar el paso de empuñar las armas. Esto no será un documental político ni una recreación de unos hechos, aunque vamos a ser fieles a la realidad», precisa el presidente de la Academia delCine Español.

Àlex Monner, que encarna al etarra Txabi Etxebarrieta, y el director Mariano Barroso, en un momento del rodaje de 'La línea invisible'.
Àlex Monner, que encarna al etarra Txabi Etxebarrieta, y el director Mariano Barroso, en un momento del rodaje de 'La línea invisible'. / Lisbeth Salas/Movistar Plus

Hoy se rueda la llegada de la policía al domicilio de Txabi Etxebarrieta. Un Seat 1.500 y un 1.430 grises se estacionan frente al número uno de la Plaza Unamuno, la casa real del etarra en la que siguen viviendo familiares suyos. Esa exigencia de verosimilitud histórica se ha mantenido siempre que ha sido posible, ya que en este medio siglo algunas de las localizaciones reales han cambiado por completo. 'La línea invisible' es una de las series más potentes del año, con quince semanas de rodaje y más de un centenar de localizaciones entre Euskadi y el País vascofrancés. «Es como rodar tres películas juntas», compara el productor ejecutivo Uriol Maimo.

Hoy rueda en Bilbao Àlex Monner, que encarna a Txabi Etxebarrieta, pero no está el ganador de dos Goyas Antonio de la Torre, que da vida a Melitón Manzanas. Anna Castillo y Patrick Criado se meten en la piel de los compañeros de Etxebarrieta, que buscarán vengarse de la muerte del etarra. El lujoso reparto se completa con Asier Etxeandia, que da vida a un etarra, Ramón Barea y Pablo Derqui. 'La línea invisible' constará de seis capítulos de 45 minutos y se basa en una idea original de Abel García Roure con un guion escrito por Alejandro Hernández y Michel Gaztambide.

La primera ficción del canal de Telefónica basada en hechos reales ya ha pasado por San Sebastián y utilizará múltiples escenarios bilbaínos. El Museo Vasco de la Plaza Unamuno se ha convertido en improvisado set de maquillaje y vestuario. El 26 de junio se rodará en el entorno del Palacio Olabarri, en el Campo Volantín; el 25 de julio estarán en Bilbao La Vieja, el 31 de julio en Indautxu y el 6 de agosto en el Arenal, Avenida Montevideo y Sarriko, donde Etxebarrieta fue profesor. El resultado final llegará a Movistar el año que viene.

Barroso, que ha estrenado en Movistar otra serie histórica, 'El día de mañana', ambientada en la Barcelona de los años 60, arde en ganas de revisitar la historia reciente delPaís Vasco. «Se trata de entender de dónde venimos y cómo hemos llegado hasta aquí. ¿Es el momento? No lo sé, solo sé que es un tema fundamental», reflexiona. El director de 'Los lobos de Washington' cree que todavía quedan «muchísimas cosas por contar de ETA» en el cine y la televisión. «Se han hecho unas cuantas películas, unas en claves de drama y otras de acción. Pero queda mucho material, un material que ha provocado dolor en los dos mundos. Perfecto para la ficción, pero no para la vida. Ojalá la dictadura y ETA hubieran sido ficción...».

El rodaje de 'La línea invisible' coincide con el de 'Patria', la serie de HBO basada en la novela de Fernando Aramburu. Mariano Barroso tendrá en cuenta a las víctimas, obviadas en la mayoría de relatos sobre la banda terrorista. «Intentaremos reflejar el dolor de las dos partes, las torturas y el asesinato de gente como Pardines, que simplemente pasaba por ahí», cuenta el realizador.

El origen de la banda terrorista, fundada en 1958, no ha sido apenas explorado en la ficción. 'La línea invisible' pretende descubrir qué ocurrió para que aquellos idealistas dieran el paso de la reflexión política a empuñar un arma. Mariano Barroso: «Esta serie nos da la oportunidad de arrojar luz sobre ese periodo que nos ha marcado a todos de forma trágica y definitiva. Porque incluso la peor pesadilla en algún momento debió empezar siendo un sueño».

Información relacionada