Santiago Segura se convierte en un padre multitarea

Santiago Segura, junto a los cinco niños que protagonizan la película.

Remake de 'Mamá se fue de viaje', un éxito argentino, el padre de 'Torrente' sigue explorando en 'Padre no hay más que uno' otros derroteros en esta comedia familiar para el gran público

Borja Crespo
BORJA CRESPO

Atrás parece quedar Torrente en la carrera del inefable Santiago Segura, un showman por los cuatro costados que se ha reinventado como director afrontando el género de comedia desde otra perspectiva, más acorde a los tiempos que corren. El decadente personaje que impulsó su trayectoria, tan entrañable como impresentable, cuya primera incursión en el cine hay que reivindicar, esa primera entrega que retrataba una España que sigue ahí, como bien subrayan los noticiarios, no tiene cabida en tiempos de excesiva corrección moral. De ahí que el popular actor y cineasta haya optado, probablemente, por explorar otros derroteros. Como ya hiciera en 'Sin rodeos', su anterior propuesta, con una estupenda Maribel Verdú a la cabeza del reparto, parte de un éxito del otro lado del charco, el filme argentino 'Mamá se fue de viaje', que se convierte en 'Padre no hay más que uno' en manos de la voz que dobla de nuevo por estos pagos al malencarado pájaro Red en la inminente segunda entrega de 'Angry Birds'.

Segura se apunta a la comedia familiar rindiendo su particular homenaje a ese cine español clásico encabezado por 'La gran familia' (1962), de Fernando Palacios. Además de colocarse detrás de la cámara, encarna al rol principal, un padre que debe enfrentarse a la realidad de cuidar del hogar y sus cinco hijos nada más y nada menos, cuando su pareja se ausenta unos días de viaje. Evidentemente, la que se lía en casa es una montaña rusa de situaciones cómicas en las que también participan artistas de la talla de Toni Acosta, siempre genial, y rostros habituales del humor patrio como Silvia Abril, Leo Harlem o Anabel Alonso, sinónimo de garantía. Las hijas de propio Santiago, Calma y Sirena, también figuran en el equipo artístico de una apuesta que refleja con gracia la figura del «cuñao ibérico» y arremete, con buena educación, contra el machismo de andar por casa reinante. Segura disfruta con su nuevo registro, menos ácido y vacilón, pensando con sapiencia en el gran público. «Creo que fue el gran Alfred Hitchcock el que dejó dicho, como aviso a otros directores, nunca trabajes con animales ni con niños», resalta el protagonista y director. «Pues bien, en esta película tenemos a cinco niños protagonistas... y encima los fines de semana sigo de gira con mis amigos Flo y Mota... auténticos 'animales' escénicos. Espero que no tenga que arrepentirme de contradecir al maestro».

Más información