Ochenta años de 'El mago de Oz'

Judy Garland, Ray Bolger, y Jack Haley, en 'El mago de Oz'./
Judy Garland, Ray Bolger, y Jack Haley, en 'El mago de Oz'.

Estrenada en 1939, es la película que consagró a Judy Garland, pese a que fue un fracaso en taquilla inicialmente

Boquerini .
BOQUERINI .

Considerada como una de las 10 mejores películas de Hollywood, es la película que consagró definitivamente a Judy Garland con un personaje destinado inicialmente a Shirley Temple. Garland usó durante toda su vida el tema musical central del filme, 'Somewhere Over the Rainbow', como sintonía de sus actuaciones musicales. Este 11 de agosto se cumplen 80 años de su estreno.

El 11 de agosto de 1939 se estrenaba en Cape Cod (Massachusetts) y en Kenosha, (Wisconsin), ciudades elegidas por la MGM para mostrarla por primera vez. Tres días después se presentaba de Hollywood en una gala y el 17 en Nueva York. Pero a pesar de recibir críticas positivas, la película fue un fracaso de taquilla en su estreno inicial. Fue la producción más cara de MGM hasta la fecha y no recuperó completamente la inversión del estudio ni obtuvo ganancias hasta su reestreno en 1949. En España se estrenó el 1 de marzo de 1945. Desde entonces se ha reestrenado numerosas veces.

'El mago de Oz' fue la primera película en donde los números musicales no detenían la trama en forma de largas pausas, sino que se integraban en la misma ilustrando la narración. Rodada en un luminoso technicolor, con un prólogo y un epílogo en blanco y negro, está firmada por Victor Fleming, pero la leyenda atribuye también su autoría a otros directores como George Cukor, Richard Thorpe o King Vidor, que se asegura fue el director de la escena que ilustra la canción 'Over The rainbow'. Fleming por su parte alternó este rodaje con el de 'Lo que el viento se llevó'. Desde finales de los años 60, la película se ha convertido en el icono de una generación desencantada, que vio en ella su primer viaje al LSD y una metáfora de la conversión del sueño americano en pesadilla.

La película es una adaptación del famoso cuento de L. Frank Baum. Sin embargo esta no fue ni la primera ni la última vez que el famoso libro se llevaba a la pantalla. En la época muda ya se había llevado a la pantalla en numerosas ocasiones. La más famosa (y la más divertida) fue la versión de 1925 dirigida y protagonizada por Larry Semon, titulada en España como 'Tomasín en el reino de Oz', ya que Tomasín era como se conocía por estos lares al genial cómico Larry Semon. Entre las posteriores, destaca 'El mago', versión pop de 1978, dirigida por Sidney Lumet y protagonizada por Diana Ross y el mismísimo Michael Jackson.

Los directos de la MGM consideraban a Judy Garland demasiado mayor para interpretar a la joven Dorothy Gale, y su primera opción fue Shirley Temple. Sin embargo, después de numerosas pruebas y del apoyo de Victor Fleming, Garland fue la elegida, pese a que Garland tenía 16 años durante el rodaje. No era lo suficientemente pequeña para ser una estrella infantil ni lo suficiente mayor para ser juvenil. Tenía un físico no muy estilizado y eso generaba problemas para el estudio. Se le había hecho una cirugía nasal, arreglos dentales, se sometía a una estricta dieta y se le aplicaron apretados corses para esconder el pecho. El resto del reparto lo integraron Ray Bolger, Jack Haley, Bert Lahr, Frank Morgan, Billie Burke, Margaret Hamilton.

Tres fotogramas de 'El mago de Oz'.

La historia, mezcla de fantasía, musical y aventuras, se sitúa en los años 30 del siglo XX, Dorita (Judy Garland) vive con su tío Charlie y su tía Em, en una granja de Kansas. Posee un perrito llamado Totó que causa bastantes disgustos a su gruñona vecina Almira Gulch (Margaret Hamilton), cuando se mete en su jardín y asusta a su gato. La señora Gulch llama al sheriff que autoriza a que se lleve el perro. Pero Totó se escapa y se reúne con Dorita y los dos huyen de la granja. En su camino se cruzan con un afable vecino, el profesor Marvel (Frank Morgan) que convence a la niña de que vuelva a su casa. Nada más regresar, un ciclón levanta la casa por los aires y por la ventana Dorita ve cómo la señora Gulch se convierte en una bruja que vuela montada en su escoba. Por fin la casa cae en un lugar mágico, de deslumbrantes colores, sobre la mansión de la terrible Bruja Mala del Oeste, que tiene el rostro de Almira Gulch. Dorita tratará de regresar con su familia.

La película presenta algunas diferencias con respecto al libro; en aquel ni la bruja era verde, ni zapatos de esmeralda de Dorita eran rojos. Su rodaje, que tuvo lugar en los estudios de la MGM en Culver City en Hollywood entre el 13 de octubre de 1938 y el 16 de marzo de 1939, resultó muy accidentado: hasta los patitos del río, que fueron teñidos de azul. Florence Ryerson (El hombre de Hojalata) sufrió un broncoespasmo durante el rodaje. Y pasaron por el hospital las intérpretes de la Bruja, la actriz y la especialista, con múltiples contusiones y terribles quemaduras. Todo estaba en función del color y para ello se necesitaba mucha luz. Y tanta luz eleva la temperatura del plató, entre otros inconvenientes como unos efectos especiales que aún no habían sido plenamente desarrollados. Hasta el perro Totó sufrió un esguince. Pero quién más sufrió fue Judy Garland, que vivió aquí el inicio de sus problemas. El rodaje fue tan duro que para que lo pudiera resistir le dieron anfetaminas de día y barbitúricos de noche. Ahí nacieron gran parte de las adicciones que la acompañaron en su vida. Además, para presionarla, como a todas las estrellas, se le hacía saber que siempre tenían una sustituta entrenada, otra chica dispuesta a sustituirla. «Si fallas, si te desmadras, se te sustituye», le decían. También tenía una persona que la 'cuidaba' pero que, en realidad, actuaba como espía de los directivos de la MGM. Y durante todo el rodaje los Munchkins protagonizaron múltiples orgías y excesos alcohólicos de todo tipo.

Un fotograma de 'El mago de Oz'.
Un fotograma de 'El mago de Oz'.

Además, se estuvo a punto de eliminar del montaje final la canción 'Over the rainbow'. Louis B. Mayer, decidió eliminarla tras uno de los pases de prueba. Los directivos del estudio creían que 'ralentizaba el ritmo' y que no era propio de una estrella de la MGM 'cantar en un corral'. Afortunadamente, recapacitaron después.

'El mago de Oz' logró el Oscar a la mejor música original y a la mejor canción ('Over the Rainbow') y fue nominada al Oscar en las categorías de mejor película, mejor dirección artística, mejor fotografía y mejores efectos especiales. Hoy es uno de los pocos filmes considerados Memoria del Mundo por la Unesco (otros son los filmes documentales de los hermanos Lumière, 'Los olvidados', dirigida por Luis Buñuel, de 1950, y 'Metrópolis' de Fritz Lang, de 1927). En 1989, la película fue considerada «cultural, histórica y estéticamente significativa» por la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos y seleccionada para su preservación en el National Film Registry y está considerada como el tercer mejor musical del cine estadounidense por el American Film Institute.

Temas

Mgm, Cine