'Abuelos' y otros estrenos

Ramón Barea, Carlos Iglesias y Roberto Álvarez en 'Abuelos'.

Borja Crespo
BORJA CRESPO

Intentando atraer, probablemente, a una de las franjas de edad que más visita las salas de cine pasando por taquilla, valiéndose del género de comedia para llamar la atención del espectador medio, 'Abuelos' refleja uno de los grandes problemas de nuestro tiempo: buscar trabajo con una edad avanzada. Aparte de retratar las aristas del mercado laboral, el filme también encuentra un espacio para esos jubilados que cuidan a los nietos, sustentando a toda una familia, y los dramas de la vejez, que son muchos. El activo cortometrajista Santiago Requejo dirige a un trío inquieto, Carlos Iglesias, Ramón Barea y Roberto Álvarez, tres hombres que llevan tiempo peinando canas y deciden convertirse en emprendedores, algo que está ligado directamente a la juventud.

Seleccionada en el último Festival de Málaga, completan el casting de la divertida propuesta Mercedes Sampietro, Ana Fernández, Eva Santolaria, Clara Alonso y Raúl Fernández de Pablo.

'Abuelos' se estrenó en Málaga con una acción complementaria: se presentaron los Premios +50 Emprende, galardones de emprendimiento con una dotación económica dirigidos a las personas de más de 50 años. Iglesias encarna a un parado al borde de los 60 años que decide montar su propio negocio. Para ello se junta con Álvarez y Barea en un 'coworking'. Rodeados de jóvenes a la última, intentan abrirse camino, dando pie a la chanza.

«Me parecía bonito contar una historia centrada en las personas de más de cincuenta años, que se han visto excluidas del mundo laboral porque los medios no hablan de ellas y el cine tiene la oportunidad de traer historias que están más escondidas», argumenta el director. Por su parte, Ramón Barea sostiene que existe una «sobreestimación» de los jóvenes y de sus problemas de acceso al mundo laboral, al tiempo que «se está perdiendo la perspectiva del resto de gente que tiene experiencia y está sin trabajo». El actor bilbaíno destaca la necesidad de «recolocar» los lugares y objetivos de cada colectivo en la sociedad.

'Abominable'

Viene siendo sospechosamente habitual que algunos estudios de animación se enfrenten por su correspondiente cuota de mercado trabajando en paralelo con dos ideas parecidas, con sonados puntos en común. La situación de competencia deriva en que acaban estrenándose en la cartelera, con cierta cercanía en el tiempo, un par de producciones con algunas líneas básicas similares. Es el caso de 'Abominable', amparada por DreamWorks Animation, cuyo protagonista es un yeti blanco que nos hace recordar, inevitablemente, a 'Smallfoot', de Warner Bros. Animation. Ambos filmes cuentan con una criatura monstruosa, un ser peludo blanco, que entabla amistad con una persona humana, aunque los escenarios son diferentes. Esta vez la acción transcurre en la ciudad de Shanghái, donde una adolescente se topa en la azotea de su casa con el grotesco personaje que da título a la película. Juntos emprenden un viaje repleto de sorpresas hacia las montañas del Himalaya, donde habita la familia del extraño gran amigo, al que bautiza como Everest. Su única manera de comunicarse son los gruñidos.

'Abominable' está dirigida por Jill Culton, de amplia trayectoria en el medio, con participaciones en títulos reconocidos como 'Monstruos, S.A.' o 'Toy Story 2'. El contraste de tamaño entre Everest y la chica protagonista está inspirado en un recuerdo de la cineasta. «Cuando tenía cinco o seis años, mis vecinos tenían un gran danés gigante que debía de pesar 90 kilos», cuenta. «Me asustaba un poco, pero a la vez me intrigaba; pesaba más del doble que yo. Un día, mi amiga Nancy y yo estábamos corriendo por la casa, y el perro empezó a perseguirnos. Salté escaleras abajo para esquivarlo y me caí. Ese perrazo me inmovilizó en el suelo y se puso a jadearme en la cara, mirándome fijamente: yo estaba aterrorizada y maravillada al mismo tiempo. Desde entonces, solo he tenido perros grandes. Son una presencia enorme y fascinante en mi mundo».

La concepción del grandullón animado ha sido un reto «tanto técnico como artístico«, tal y como afirma Mark Edwards, supervisor de efectos visuales . »Comienza la película como una bestia y necesita dar miedo a ratos, a la vez que es un Yeti enorme, mono, tierno, peludo y mullido. Sabíamos que tenía que resultar superatrayente al público y formar un vínculo con él, pero también es técnicamente difícil de animar, incluido su pelaje, que debe sentirse y hacer sombra correctamente«. Buscando el mejor resultado posible, trabajaron estrechamente con los equipos de I+D para integrar un nuevo modelo de sombreado de pelo. »La idea es que los niños que vean la película piensen: Puede que yo no tenga una conexión mágica con un yeti, pero tengo esa magia en mí. Puedo hacer que ocurran cosas«, remarca la productora Suzanne Buirgy. »Así es como la pequeña protagonista es capaz de salvar a su amigo: con el poder de la creatividad«.

'Noche de bodas'

Durante la noche de bodas, una mujer recibe la invitación por parte de la rica y excéntrica familia de su marido para participar en una tradición ancestral que se convierte en un juego letal de superviviencia. Una violenta comedia negra con Andie MacDowell en su reparto.

'La luz de mi vida'

Recuerda a 'La carretera' este thriller apocalíptico protagonizado por un padre y su hija, atrapados en un bosque después de que una pandemia mortal alterara radicalmente el mundo. Casey Affleck brinda una sensible actuación.