Así trabaja la perforadora junto al pozo donde está el pequeño Julen