Pepa, la madre del lotero que repartió suerte en Rincón: «Le ha tocado a jubilados del pueblo y a mi familia»

Pepa Guirado, madre del dueño de la administración de Rincón donde se ha vendido el quinto 29031 / Salvador Salas

El punto de venta de la Estación de Servicio de Tamoil ha vendido 51 décimos de un quinto premio de la Lotería de Navidad

ELENA CABEZARincón de la Victoria

Que todos los números están en el bombo y tienen las mismas probabilidades de ser los afortunados en el sorteo de la Lotería de Navidad es algo que todo el mundo piensa con ilusión cuando se acerca el 22 de diciembre, pero que el número que tú personalmente has diseñado pensando en la fecha de nacimiento de tu hijo y tu nieto agracie con un total de 306.000 euros a tus familiares y amigos, es algo que no pasa todos los años. Esto es lo que le ha ocurrido a Pepa Guirado, la madre de un lotero de Rincón de la Victoria que vendió a su entorno más cercano el número 29031, uno de los quintos premios de este sorteo de Navidad de 2018.

El punto de Venta de Lotería de la Estación de Servicio de Tamoil, regentado por Ramón Herrera (hijo de Pepa Guirado), vendió un total de 51 décimos de este quinto premio, que ha repartido un total de 306.000 euros entre vecinos y amigos del municipio de Rincón de la Victoria. «Este número lo hizo expresamente mi madre para que acabara en 31, que es mi fecha de nacimiento y la de mi sobrino. El número no se ha vendido en ventanilla, sino que ha sido ella la que lo ha repartido entre la familia y los amigos. Algunos todavía no habían pagado ni el décimo» cuenta a SUR el responsable del establecimiento.

Llenos de alegría y felicidad, los administradores de este punto de venta han celebrado con botellas de champán el premio, «que ha tocado a gente muy necesitada del pueblo», según explica Pepa Guirado, la vendedora del décimo. «Es un premio muy repartido entre gente que lo necesita. Yo pertenezco al Coro Rociero Aires Marineros de Rincón de la Victoria y todos llevaban participación de este número. Es una felicidad enorme, porque sobre todo le ha tocado a jubilados y a mi familia», destaca entusiasmada. Junto a sus nietos, la vendedora de este quinto premio confiesa que la noticia le ha pillado por sorpresa en la peluquería y que ya hay gente que quiere comprarle lotería para los próximos sorteos. «Abrimos en agosto y ya hemos dado un premio. Hacedme caso, que el año que viene nos vuelve a tocar», decía Guirado a sus familiares.

Este punto de venta de Loterías y Apuestas del Estado, que lleva a penas 4 meses en funcionamiento, espera desde esta mañana a todos los agraciados con el premio para celebrarlo. Al enterarse de que su número era uno de los quintos premios de la Lotería de Navidad de 2018 no se lo creían. «He visto en la televisión que acababa en 31 y no he caído, pero he pensado que era un número bonito. Cuando me ha llamado mi hermano y me ha dicho que ha sido el número que ha vendido mi madre no me lo podía ni creer. Lo mejor es que ha tocado mayoritariamente a jubilados y familiares», explica María José Herrera, hermana del vendedor que también llevaba participación de este número.

Numerosos vecinos del municipio y amigos de los administradores han pasado a lo largo de la mañana de este sábado por la Estación de Servicio, ubicada en la N-340, para felicitar a los afortunados. «Nos alegramos mucho de que hayan sido ellos los que han repartido la suerte en Rincón, porque es una gasolinera muy familiar que siempre tiene muy buen trato con los clientes», comentaban los vecinos

Más

 

Fotos

Vídeos