Rincón y el marqués de Bezmiliana dan nombre a la Plaza Uncibay

Casa-Fuerte Bezmiliana. /SUR
Casa-Fuerte Bezmiliana. / SUR

La familia del título nobiliario recupera ahora la historia de sus orígenes gracias a una investigación sobre el municipio

VICTORIA BUSTAMANTERincón de la Victoria

Málaga y Rincón de la Victoria están unidos por muchos vínculos, incluidos los históricos. Los orígenes del apellido Uncibay son vascos y llegaron a la capital mediante la guerra de la Reconquista con los Reyes Católicos. En la época apenas habían soldados y los señores llevaban sus mesnadas a luchar, apostando además su fortuna. Al ganar la guerra y en muestra de agradecimiento se les daban tierras.

De este modo, la familia Uncibay obtuvo tierras en Álora, Málaga y Bezmiliana, antiguo nombre de Rincón de la Victoria. Así lo desvelan Francisco Cervantes y José Manuel de Molina en su investigación 'Orígenes históricos de Rincón de la Victoria'. Además aclaran que inicialmente el apellido se escribía Anunciaby o Auncibay hasta que finalmente quedó en Uncibay. El primer alcalde de Bezmiliana fue un Uncibay, la familia tenía una residencia en la actual Plaza Uncibay que se apropió de su nombre.

A comienzos del 1500 los Uncibay tenían una inmensidad de tierras en Rincón. Con el paso de las generaciones los distintos familiares se van emparentando y una Uncibay se casa con un señor de Ciudad Real y se traslada allí. Coincide con el periodo del reinado de Carlos II. El Estado entonces tenía poco dinero dinero y empiezan a vender títulos nobiliarios a modo de impuesto especial. Alrededor de 1670 los Uncibay de Ciudad Real adquieren el título nobiliario de marqués de Bezmiliana, haciendo honor a sus amplias tierras, aunque por aquel entonces lo escribirían como Vezmeliana. Sus descendientes van a parar a Úbeda y las tierras de Rincón las hereda otra rama familiar.

A través de las generaciones cuando los investigadores rescatan la historia y buscan a la marquesa actual, la misma había perdido toda vinculación y desconocía su origen nobiliario, aunque curiosamente acostumbra a veranear en Torre del Mar. Ahora, a escasas semanas de la publicación del libro, Cervantes y de Molina esperan poder invitar a la marquesa y que conozca el municipio que da nombre a su título.