Sur Rincón

El portavoz de IU en Rincón de la Victoria renuncia a su acta por incompatibilidad laboral

Pedro Fernández Ibar, Enrique Bonilla, Rocío Calderón y José Luis Gómez, en la pasada Feria de la Tapa. /Jacqueline García
Pedro Fernández Ibar, Enrique Bonilla, Rocío Calderón y José Luis Gómez, en la pasada Feria de la Tapa. / Jacqueline García

La dirección local ha elegido como portavoz a Rocío Calderón, que junto a José Luis Gómez conformarán el grupo municipal, mientras que Bonilla ha sido elegido coordinador del partido

Eugenio Cabezas
EUGENIO CABEZAS

El candidato número uno de Izquierda Unida en las pasadas elecciones del 26 de mayo y concejal electo en el Ayuntamiento de Rincón de la Victoria, Enrique Bonilla, ha renunciado este jueves a su acta por incompatibilidad laboral, por lo que no tomará posesión en el pleno de investidura previsto para las 11.00 horas de este próximo sábado. La dirección local ha elegido como portavoz a la que iba de número dos en la lista, Rocío Calderón, que junto a José Luis Gómez conformarán el grupo municipal en este Consistorio, mientras que Bonilla ha sido elegido coordinador del partido.

Desde la formación local han trasladado sus disculpas a aquellos votantes «que se hayan podido sentir defraudados por esta decisión», pero han prometido que trabajarán dejándose «la piel para que el cambio llegue a Rincón de la Victoria, haciendo una oposición firme y comprometida» con la ciudadanía del municipio. En Rincón el PP gobernará con Por Mi Pueblo y Ciudadanos, sumando 12 de los 21 ediles, y el candidato a la reelección, Francisco Salado, contará también con el apoyo del único edil de Vox, José Antonio Rodríguez, en la investidura de este próximo sábado.

Enrique Bonilla ha explicado en una carta los motivos de su renuncia, admitiendo que se presentó como candidato «con el convencimiento de que la ciudadanía de este municipio iba a dar un mayor respaldo a las fuerzas de izquierdas». «No ha sido así y los pactos de gobierno nos dejan en la oposición. Hay que asumirlo y ponerse a trabajar desde ya y a convencer sobre nuestras propuestas de gobierno«, sostiene. Bonilla indica que al ser empleado público del Ayuntamiento debe elegir »entre permanecer como portavoz del grupo en la oposición y abandonar temporalmente mi trabajo o dejar mi acta de concejal y continuar con mi labor como hasta ahora«.

«Me diréis que si eso no lo sabíamos cuando se presentó mi candidatura. Claro que sí, pero salimos con el ánimo de poder conseguir el cambio tan esperado», indica, al tiempo que añade que en las condiciones en las que están las portavocías de los grupos políticos en el Consistorio, pese «al intento por dignificarlas, me resulta imposible asumir ese reto pues afecta directamente a mi vida personal y a mis responsabilidades familiares en un grado demasiado alto». «Por fortuna tengo un trabajo con el que ganarme la vida y que no depende de la política», apostilla.

Así, subraya la entrada del nuevo concejal de IU, que iba de número tres en la lista el pasado 26 de mayo, José Luis Gómez, «amigo y compañero», igual que la que será nueva portavoz, Rocío Calderón. «No somos una formación personalista, el reto de sacar adelante nuestras propuestas les toca a ellos, con el apoyo de nuestra organización y por supuesto con el mío. En eso no hay ni medio paso atrás«, recalca Bonilla, quien se ha disculpado por la decisión de renunciar al acta: »Me cuesta y me duele pero no tengo más remedio que elegir este camino«.